Que no te avergüencen

Que no te avergüencen
Aquí están las sugerencias de nuestro psicólogo para que sepas cómo reaccionar y protegerte en situaciones en las que te sientas [email protected]
Víctor Jiménez
24/01/2020 - 11:56

¿Cómo reaccionas cuando alguien trata de avergonzarte? ¿Qué haces si intencionalmente una persona dice algo que te hace sentir humillado o avergonzado? Utilizar la vergüenza para educar solía ser (o es) un método al que recurren algunos profesores. “Tu comentario es verdaderamente tonto, piensa en algo más inteligente”, le dice un profesor en clase a un estudiante, quien rojo de vergüenza (y de coraje) aguanta la humillación.  Algo parecido ocurre con la madre que trata de “motivar” a su hija con sobrepeso al compararla con su hermana, quien se mantiene en su peso ideal: “Ve cómo a tu hermana le queda muy bonita la ropa, claro ella sí tiene la disciplina para dejar de comer porquerías”. La comparación negativa trae consigo un sentimiento de frustración y rabia, además de hacerla sentir defectuosa.

También sucede en la pareja. La mujer frustrada porque la vida sexual con su esposo no es satisfactoria, en alguna reunión hace una broma acerca de cómo su pareja es incapaz de tener una erección. La relación médico-paciente no está exenta del uso de la vergüenza. Algunos médicos hacen sentir al paciente deficiente o discriminado por su estilo de vida o prácticas no aceptadas socialmente, incluidas las sexuales.

¿Para qué se usa la vergüenza? Avergonzar al otro es una manera de agredirlo y humillarlo. Avergonzar no es una forma efectiva de motivar a las personas. Comparar una persona con otra es agredirla, pues le hace sentir que toda ella está mal, no sólo sus conductas. Las bromas pesadas son una forma más o menos velada de agredir: avergüenzan y provocan resentimiento hacia quien las hace. Avergonzar puede ser incluso una forma de abuso psicológico, sobre todo cuando es recurrente en una relación.

La humillación derivada de la vergüenza hace a la persona sentirse aniquilada, indefensa, confundida, harta, paralizada y llena de rabia. Probablemente lo hayas experimentado, es como si te hicieras pequeñ[email protected] y sólo  quieres desaparecer.

Mantente atento a posibles agresiones. Estamos expuestos a que intenten avergonzarnos. Estas son algunas formas de protegerte:

*Tómate tu tiempo para responder. A tu cerebro le toma tiempo responder a una agresión de este tipo. No respondas de inmediato, tampoco te disculpes, no asumas la culpa y no contraataques, pues hacerlo puede empeorar las cosas.

*Haz  respiraciones profundas y después trata de entender qué llevó a esta persona a querer avergonzarte de esa manera. Quizás tú la avergonzaste o agrediste antes de otra forma. 

*Puedes mirar a la persona con sorpresa, haciéndole saber que no crees lo que estás escuchando. Si no lo hizo a propósito,  se disculpará.

*A veces será necesario hablar con tu jefe, tu pareja o tus [email protected] en privado para aclarar cómo te sentiste con su actitud avergonzante. 

*En algunas situaciones te puede servir alejarte, poner distancia física y más tarde abordar el tema con quien te avergonzó.

*Comparte con quien tengas confianza tu experiencia de vergüenza. Con seguridad encontrarás comprensión y descubrirás que ellos también han sido avergonzados de una u otra manera. Esto te conecta con el resto de la humanidad, te recuerda que no estás [email protected] en esto.

TUS COMENTARIOS