Que la “depre navideña” no se apodere de ti

Que la “depre navideña” no se apodere de ti
(Foto: Unsplash)
18/12/2020 17:04 Víctor Jiménez Actualizada 22:04
 

La temporada navideña está plagada de mensajes sobre compartir y celebrar con nuestros seres queridos. Pero hay quien no puede estar reunido con ellos, quien los ha perdido o están demasiado lejos.

Esto aviva sentimientos de soledad muy parecidos a la depresión: cambios del estado de ánimo, insomnio, ansiedad, tristeza, irritabilidad, alteración del apetito y apatía, entre muchos otros.

TRISTEZA

Es común que en esta época nos sintamos especialmente sensibles. En algunos casos, la “depre navideña” puede deberse a emociones que se reactivan y que tienen qué ver con las pérdidas, sobre todo con sentimientos de nostalgia por quienes ya no están, porque murieron, se separaron o se divorciaron de nosotros.

Si este es tu caso, permite que tus emociones fluyan, no las detengas, escoge el momento y el lugar adecuado para dejarte sentir tristeza, enojo o cualquier otra emoción. De ser necesario, busca el apoyo de un familiar, un amigo, un líder espiritual o un terapeuta.

Acércate emocionalmente a la gente que te rodea. El aislamiento emocional puede generar desánimo, no lo olvides. En familia disfruten de los eventos televisados que tienen que ver con la Navidad y el Fin de Año. Hay mucho qué ver para entretenerte en la temporada.

Evita comparar tu situación con la de otras personas, en cuanto a la forma en que festejan y menos aún en cuanto a quién está con ellos. Evita esto sobre todo si están en una posición que consideras mejor a la tuya, porque eso te lleva a la frustración y al desaliento. Eso con lo que cuentas es lo mejor que puedes tener en este momento, y seguramente no está mal.

Celebra con sana distancia; si no puedes estar con tus seres queridos en la celebración navideña, planeen una celebración de Navidad a distancia, a través de una videollamada. Puede parecer extraño, pero es una forma efectiva de sentirte cerca de tus seres queridos.

Atesora a quienes puedes tener cerca, ya sea de manera presencial o por video. Haz esto en lugar de enfocarte en el hecho de que hay personas que no están junto a ti. Evita que esta situación te dé un elemento más para caer en la “depre navideña. Lo importante es que sientas su presencia aunque no estén cerca.

Elimina las expectativas y no trates de repetir desesperadamente situaciones agradables que ya has vivido antes. El crearte expectativas te puede llevar a la frustración, si las fiestas o tus condiciones en años anteriores han sido mejores de lo que podrían ser ahora.

Con las fiestas de fin de año tienes más tiempo libre y una oportunidad inmejorable para hacer un recuento del que termina. Al hacerlo, concéntrate en tus logros y planes.

Las tradiciones familiares son importantes, más cuando no se pueden mantener exactamente como se siguen año con año, puede ser necesario reinventarlas, crear una nueva tradición. Por ejemplo, podrían encontrar un juego virtual que pudieran jugar a la distancia en familia.

Podrían elegir una nueva receta que todos sigan y después comer juntos virtualmente.

EL DATO

La depresión estacional o “navideña” afecta a un 4 por ciento de la población mundial, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El último estudio realizado por el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, realizado en 2010, reveló que al menos 4.4 millones de personas sufrieron depresión estacional en México.

LA FRASE

"El recuerdo, como una vela, brilla más en Navidad", del escritor británico Charles Dickens.

Comentarios