La respiración tiene este poderoso efecto

Mejora tu estado de ánimo, eleva tu energía y disminuye tu estrés controlando tu respiración
Víctor Jiménez
12/06/2020 - 08:07

La forma en que respiramos tiene un efecto en cómo nos sentimos, en el estado de ánimo y la energía para las actividades diarias. Quizás te sorprenda saber que algunas veces dejamos de respirar durante unos segundos. Esto sucede cuando al ver una película de terror se nos presenta un momento de gran tensión. Sólo que también ocurre en la vida diaria cuando sentimos miedo, estrés o angustia, cuando estás hablando con tu jefe, estudiando o platicando con una amiga. ¿Qué efecto tiene esto? A la sangre le llega menos oxígeno, el corazón trabaja con mayor esfuerzo, además la tensión arterial podría alterarse.

Respiración agitada. La respiración rápida, agitada y corta es muy característica de cuando estamos ansiosos o estresados. Este tipo de respiración nos tensa y estimula el sistema nervioso, el que nos acelera. La respiración corta y agitada nos puede provocar síntomas de ansiedad como hormigueo en los brazos, las manos o en las piernas; también podemos sentirnos mareados. Es un tipo de respiración que se percibe principalmente en el pecho.

Modificar la respiración. La alternativa consiste en poner atención a cuando estamos respirando de manera agitada, para intencionalmente respirar con mayor lentitud. La respiración lenta estimula la parte del sistema nervioso que nos brinda la sensación de calma y seguridad. Es necesario hacer esta respiración de manera voluntaria, pues no ocurre de forma natural.

Respiración lenta y profunda. Te invito a probar la respiración lenta y profunda ahora mismo, antes de seguir leyendo. Experimenta por ti mismo el efecto calmante de este tipo de respiración. Puedes hacer esto con los ojos cerrados o abiertos sin moverlos, con la mirada perdida. Te propongo este ritmo respiratorio: una inhalación (por la nariz) en cinco segundos y una exhalación (por la nariz) en cinco segundos. Te sugiero poner atención a la pequeña pausa entre la inhalación y la exhalación. Es muy importante mantener el ritmo para tener el beneficio tranquilizador.

La inhalación debe ser siempre de cinco segundos y la exhalación de cinco segundos.

Para sacar el mayor provecho de la respiración lenta y profunda te sugiero adoptar una postura abierta. ¿Qué quiero decir? Echar un poco para atrás los hombros, así el pecho queda un poco más abierto, más expuesto. El abdomen relajado y los brazos sueltos. Esto permite un mejor flujo de aire hacia los pulmones y hacia fuera. La respiración lenta y profunda se puede hacer de pie o también sentado.

Otras alternativas de respiración lenta:

*Si quieres, puedes acompañar la respiración con el movimiento de los brazos. Cierra los puños pero sin hacer fuerza. Dobla los brazos hacia los hombros al inhalar. Retira los brazos del cuerpo al exhalar. Hay quienes se sienten más cómodos y les resulta más fácil de esta manera.

* Durante la exhalación en la respiración 5x5 repite mentalmente “calmando la mente”. En la siguiente exhalación repite mentalmente: “calmando el cuerpo”. Y así, intercalas estas dos frases. Esto te permite enraizarte, tomar contacto con el cuerpo, acallar la mente y mantenerte en el presente.

 *Al hacer la respiración lenta 5x5 y asegurarte de dibujar una ligera sonrisa, un gesto amable y cordial. Al emitir una pequeña sonrisa relajas los músculos alrededor de la boca y los ojos. Una sonrisa en tu rostro le envía un mensaje a tu cerebro de paz y seguridad. Entonces tu cuerpo produce sustancias que te hacen sentir bien.

Si así lo quieres, puedes combinar todos estos elementos en un ejercicio de respiración tranquilizadora.

TUS COMENTARIOS