Bájale al acelerador emocional

Detrás de un conductor rabioso, hay alteraciones o disputas familiares; conoce los pasos para volver a la calma
Víctor Jiménez
13/08/2019 - 05:18

Ataques a otros conductores, ciclistas o peatones. Personas que se salen del coche para iniciar una pelea o que golpean el vehículo del otro con algún objeto, abuso verbal, gesticulación y el uso del dedo “grosero”. Agresión en las calles con choques intencionales entre vehículos. Los más furiosos amenazan con el uso de armas de fuego.   

Seguramente has escuchado o vivido historias de terror que involucran a un conductor de auto rabioso. Aparecen en los titulares del periódico: “BMW atropella a propósito a motociclista que se le cerró”. “Un mujer furiosa porque un auto chocó contra el suyo, amenazó a la conductora y golpeó el coche ajeno con un bate metálico”. 

¿Qué provoca la furia al volante? 

• La ingesta de cafeína y nicotina, alcohol y otras drogas, además de la ansiedad y prisa por llegar al trabajo o a un evento, crean las condiciones ideales para que la adrenalina se dispare fuertemente ante cualquier provocación camino al trabajo y una persona se convierta en una bomba de tiempo en movimiento. 

• El enojo que dispara la agresión cuando se está al volante, en muchas ocasiones, comienza en casa con disputas familiares. Las alteraciones emocionales en casa o en el trabajo provocan frustración y rabia, lo cual “justifica” que el agresor busque no “a quien se la hizo”, sino “a quien se la pague”. 

• Tanto el agresor como el agredido que reaccionan con violencia ante un incidente menor al manejar, lo hacen para proteger o defender su ego. En muchas ocasiones, la arrogancia lleva a la confrontación violenta: “¿Cómo te atreves a golpear mi auto?”. 

• La persona violenta se siente ofendida por un accidente o la forma errática de conducir de alguien más. Toma de manera personal la “falta” y agrede fuertemente al infractor. 

• A veces, la furia al volante es cuestión de control y dominio. El conductor se enfurece porque se invade su “espacio personal”. 

• En cualquier caso, la furia la volante y en las calles es definitivamente un problema de control de impulsos. 

¿Cómo evitar la furia en el transporte?

Todas estas reacciones y sus causas también tienen lugar en el transporte público. La incomodidad, el estrés acumulado, el clima y la irritabilidad producto del cansancio con facilidad te pueden hacer explotar cuando utilizas el transporte público. Algunas medidas precautorias para evitar las ráfagas de furia, propias y ajenas, que cada vez son más comunes en nuestras calles, son: 

• Planifica la ruta y anticipa posibles retrasos. Evita la prisa, pues ésta desencadena la agresión.

• Si estás especialmente cansado, enojada o intolerante, hazte consciente de esto. Evita descargar tu ira en los demás, pues hacerlo te puede poner en riesgo de ser agredido/a.

• Recuerda, todos quieren llegar pronto y bien a casa o al trabajo.  

• Toma en cuenta que no puedes controlar a los demás y sus acciones, pero sí puedes controlar tu forma de reaccionar a ellos. 

• Si estás [email protected] emocionalmente, tómate unos minutos antes de transportarte. Es mejor llegar unos minutos tarde, que echarle leña al fuego de tu rabia y echar a perder tu día.

• Aunque se sienta como algo personal, si una persona te agrede, piensa que está enojada por la situación y busca una salida a su furia. No es algo personal. Antes de hacer cualquier cosa o reaccionar, respira profundamente un par de veces y recuerda que moverse en transporte público es una experiencia incómoda para todos, no sólo para ti.

Sígueme en: facebook.com/VictorJimenezMx

TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

TUS COMENTARIOS