Aprende a pedir y a decir NO

Aprende a pedir y a decir NO
Checa los tips de nuestro psicoterapeuta para ser asertivo y expresar qué quieres, cómo solicitar algo a tu pareja o en tu trabajo y a negarte a aceptar algo
Víctor Jiménez
20/11/2020 - 17:07

En todas nuestras relaciones, de trabajo, de pareja o amistad, en algún momento nos vemos obligados a pedir algo o a decir “no” a una petición. Y no hay forma de evitarlo. Es parte de la convivencia social. Necesitamos que los demás hagan cosas por nosotros y ellos también.

En algunas ocasiones, no queremos o no podemos cumplir con los deseos del otro, así que terminamos negándonos a hacer lo que nos piden.

Al pedir o rechazar algo nos vemos empujados a elegir. Debemos elegir entre atender a nuestras necesidades o las del otro. Por ejemplo, cuando le pides a tu pareja que te dedique tiempo al final del día, estás atendiendo a tu necesidad. Cuando te rehusas a la petición de tu celosa pareja de dejar de ver a tus amigos, tienes el derecho a decir “no”.

Al hacerlo escuchas a tus necesidades y practicas la asertividad. Claro está, hay muchas otras ocasiones en que será necesario atender a las necesidades del otro. Hay que encontrar un balance, que consiste en no ceder siempre y no decir siempre que no.

Pedir lo que necesitas y saber decir “no” es actuar asertivamente. La idea es comunicar sin agredir ni faltar al respeto al otro. Se trata de cuidar la relación. Para hacerlo, aquí hay tres factores que valdría la pena tomar en cuenta en tu comunicación con los demás.

Validar el punto de vista del otro

Recibir una petición podría provocar incomodidad en el otro. Recibir un “no” como respuesta a una petición también puede causar incomodidad. Ten esto en mente. Hazle saber al otro: “Sé que podría ser difícil cumplir con mi petición”. Reconocer esto suaviza la comunicación. También será más probable que el otro esté más dispuesto a cumplir con tu petición si sabe que no estás minimizando la dificultad.

Algunas frases a utilizar para transmitir esta conciencia son: “Ya sé que estás muy ocupado y lo que menos necesitas es que venga a pedirte algo”. Si te rehúsas a cumplir con una petición, podrías comenzar con esto: “Sé que esto es importante para ti, pero…” o “Bajo otras circunstancias te podría ayudar, pero ahora mismo me es imposible”.

Hablar de manera clara, respetuosa y directa.

Si quieres pedir algo, dilo claramente. Evita andarte por las ramas o comunicar ideas vagas o demasiado generales. Por ejemplo, en lugar de decirle a tu pareja “Me gustaría que fueras más detallista”, podrías especificar y decir “Me gustaría que escribas por lo menos un mensaje de texto al día”. Decirle a un compañero de trabajo “¿Por qué no me das más apoyo?” o “Quisiera sentir tu apoyo” es muy vago pues no especificas qué tipo de apoyo requieres: emocional, económico, para tus ideas. En este caso es mejor decir: “Me gustaría que apoyaras mis ideas cuando las proponga la próxima vez”. A un amigo que no se comunica con frecuencia podrías proponerle “¿Qué te parece si hablamos una vez a la semana?”, en lugar de “Nunca me hablas, así que yo tampoco”.

Es importante que, si vas a pedir algo, en tu comunicación utilices palabras referentes a acciones: “Me gustaría que dijeras…, apoyaras…, llamaras…”. Estas palabras dejan  claro qué quieres.

Negociar y agradecer

A veces una pequeña negociación puede asegurarte que el otro hará lo que le pides: “Si haces esto por mí, yo me ofrezco a hacer esto por ti”. Podrías enfatizar lo importante que es para ti que haga lo que pides y cómo podría beneficiarle a él/ella. 

TUS COMENTARIOS