Homex se declaró en quiebra en 2014

Las familias queretanas que quedaron desamparadas por una empresa de inmuebles

La inmobiliaria dejó a miles de familias que confiaron en ella, en la incertidumbre y el desamparo

Querétaro 18/07/2018 16:06 Redacción Actualizada 16:10
 

Por: Montserrat Márquez y Donna Oliveros

QUERÉTARO.– Hace más de ocho años que Sergio decidió comprar una casa en Querétaro para su familia con la ilusión de construir un patrimonio donde pudiera echar a andar su propio negocio. Después de indagar entre la amplia oferta de casas, dio con Homex, una inmobiliaria en plena expansión que prometía a sus miles de clientes de todo México “seguridad, bienestar y calidad de vida”.

Sin embargo, en 2014, la empresa se declaró en bancarrota, dejando a millones de familias en el desamparo. Sólo en el fraccionamiento Hacienda Santa Rosa, en el norte de la capital queretana, tres mil 600 familias quedaron en la indefensión y con múltiples problemas: carencia de alumbrado público, drenaje, agua potable y espacios públicos sin mantenimiento. La empresa ya no se hizo responsable de sus obligaciones, y las viviendas —que además presentaban defectos de construcción— comenzaron a ser abandonadas. 

Por su parte Miguel, colono desde hace 8 años, narra que en plena luz del día hay saqueos y aunque atrapen al delincuente y lo lleven al Ministerio Público, la mayoría de las veces no hay quien presente cargos, por lo que es liberado. 

Miguel agrega que uno de los principales problemas es la falta de agua potable. El líquido sólo les fue suministrado por un año; es decir, desde hace siete años cada colono tiene que comprar agua a través de pipas, que entran y salen del fraccionamiento continuamente.

Enseguida, muestra una hoja emitida por la Comisión Estatal de Agua, en donde se indica que Homex no puede prestar servicios de agua potable, alcantarillado y drenaje pluvial para todos lo habitantes. Además que de los cuatro pozos ubicados en el mapa del fraccionamiento, dos no existen y los otros pertenecen a Juan Manuel Cabrera Santobeña, a quien nunca se le pagaron los derechos, y después de un litigio, el juez le regresó los derechos, y las tres mil 600 familias comenzaron a tener desabasto de agua.

A lo que los colonos apelaron en la Suprema Corte de Justicia, pero la instancia dijo que no había pruebas y resolvió a favor de Homex.

Comentarios