Tenían al feminicida de Areli y lo dejaron ir

feminicidio areli méxico
Areli fue apuñalada siete veces; autoridades no cuestionaron la versión de que se suicidó
Tanya Guerrero
17/12/2019 - 10:28

Areli fue asesinada la madrugada del 16 de septiembre de este año. La mayor de la familia Mendoza Argüello llegó al hospital con el brazo fracturado y nueve puñaladas en el cuerpo: siete en el costado, dos en la espalda. 

Horas más tarde, su esposo, Miguel “N” y su cuñado José Luis “N”, declararon en el Ministerio Público de la alcaldía Benito Juárez que la mujer de 36 años “se suicidó”. No hubo más cuestionamientos por parte de las autoridades, tampoco les pidieron ampliar su declaración. La familia de Areli asegura que ambos sujetos fueron “sacados” por la puerta de atrás del recinto, mientras que la familia esperaba noticias en la puerta principal.

Horas después se giró una orden de aprehensión en contra de ambos por el feminicidio de la mujer con la que Miguel compartió 14 años de su vida y tuvo dos hijos. Desde entonces están prófugos. 

FESTEJOS PATRIOS

El 15 de septiembre, Areli y Miguel organizaron el festejo patrio en su departamento de la colonia Álamos. En la reunión estaba el hermano de Miguel, José Luis de 31 años, el concuño de Areli y un amigo de la pareja. Los vecinos refieren que alrededor de las cuatro de la mañana Miguel y Areli comenzaron a discutir porque el hombre aventó al piso una chamarra y ella le reclamó. De ahí, la familia no sabe con exactitud qué pasó. 

A las 6:40 de la mañana José Luis llamó a la ambulancia que partió del lugar con Areli en estado “comatoso”. Falleció veinte minutos después. 

“Ahora, el caso ya está por feminicidio pero en un principio el fiscal de la Benito Juárez dijo que era suicidio porque se había muerto en el hospital y no en su casa”, comenta Alvin, hermano de Areli.

IRREGULARIDADES

Los peritajes, dice, no se hicieron correctamente: los policías no tenían cinta para huellas, ni bolsas para preservar la evidencia: “se las tuvimos que ir a comprar”. 

En su momento, tampoco hicieron mecánica de hechos, ni resguardaron el lugar. Fue la familia quien tuvo que sellar el departamento, aunque refieren que dos semanas después de hacerlo hubo personas que ingresaron y extrajeron los dos teléfonos celulares de Areli y su IPad. 

Aseguran también que gracias al apoyo que el Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio les ha otorgado, se han dado cuenta de que la carpeta de investigación tiene graves inconsistencias, empezando por el acta de defunción que tiene mal escrito el nombre de Areli. 

 

TUS COMENTARIOS