Asesinada a golpes

Ni Una Menos El Gráfico feminicidios
América fue víctima de violencia familiar; dejó huérfano a un niño de 8 años
Tanya Guerrero
05/11/2019 - 10:06

El 18 de agosto de 2019, América Elizabeth Casas de la Fuente fue hallada muerta en un lote baldío conocido como Los Pavorreales, en Montemorelos, Nuevo León. La cara y el cuerpo de la joven de 22 años estaban irreconocibles, al punto que la familia no pudo abrir el féretro para despedirse de ella. Fue asesinada a golpes, uno le causó una contusión craneal profunda. A tres meses este feminicidio no hay justicia para la mujer.

Treinta días antes, Raúl “N”, expareja de la chica, la golpeó y ese mismo día ella decidió dejarlo. Esa mañana, el hermano de América invitó a la pareja a una carrera de autos. Tras pasar toda la mañana juntos, comenzaron a discutir porque Raúl celaba a América con su propio hermano.

Ella se enojó tanto que ambos se tuvieron que apartar del resto. “Mi hermana me contó que ese día, ahí le quiso pegar. La quería jalar hacia una huerta, la agarró del brazo pero ella se soltó. Dijo que ese día le dio mucho miedo porque le veía el odio en el rostro y por eso no cedió a irse con él. De un momento a otro, él le hablaba de amor para convencerla, pero ella presintió que ese día él quería hacerle daño”, comenta Yeni, hermana de América.

Por la noche, la joven le llevó a Raúl sus cosas para finalizar formalmente la relación, pero afuera de la casa de su mamá, él comenzó a golpearla con el puño cerrado. Fue tan violento, que la madre del agresor salió a defender a América y decirle que se fuera porque “ella no sabía el demonio que era su hijo”. Ese mismo día, la joven interpuso una denuncia por agresiones y un mes después desapareció.

VIOLENCIA HISTÓRICA

Los últimos seis meses de los tres años que estuvieron juntos, Raúl aisló a América de sus amistades. Alejó a la menor de cinco hermanos de su familia y sus celos comenzaron a cruzar los límites patológicos.

“Se metía al Facebook de América y desde su perfil le escribía a los hombres para ver qué le contestaban, luego le reclamaba los mensajes a ella. Eran cosas muy, muy enfermas”, comenta su hermana, quien afirma que el mes que América y Raúl ya no estaban juntos, el joven entraba a escondidas a la casa donde América y su familia vivían, para amenazarlos y cortarles la luz. Incluso tuvieron que mudarse de casa.

La noche que desapareció, América no tenía intención de salir de la vivienda donde vivía con su hijo de ocho años y su hermana. Pasó el fin de semana viendo televisión, no estaba bañada ni arreglada porque quería descansar. 

La última vez que su hermana la vio, fue el domingo a las 2:00 de la mañana, cuando América salió al porche de su casa para fumar un cigarro: “Me asomé y le pregunté “Meri ¿te vas a salir? y ella contestó “no, aquí voy a estar. No la volví a ver con vida”, comenta Yeni.

Por la mañana, Yeni no la encontró en su cuarto. Vio en línea una nota en el periódico local que informaba de una mujer asesinada y tuvo el presentimiento de que esa mujer encontrada en Los Pavorreales era su hermana. Al día de hoy, Raúl está acusado por el feminicidio de América, pero él está prófugo.

TUS COMENTARIOS