En el municipio de Ayala

Aún no hay detenidos tras la quemadura que sufrió Dylan, en Morelos

Una maestra de la guardería Wam derramó agua caliente sobre el cuerpo del menor

(Foto: Carlos de la Fuente, El Gráfico)

Morelos 15/11/2017 11:46 Redacción Actualizada 15:42
 

Por Carlos de la Fuente

El pasado 6 de octubre, como todos los días, Dylan —de dos años— fue llevado por su madre a la guardería Wam, ubicada en la comunidad de San Pedro Apatlaco, en el municipio de Ayala.

Fue ahí cuando inició su calvario, luego de que su madre recibiera una llamada por parte de la maestra de la escuela, quien le pedía que fuera a recoger a su pequeño a un hospital privado, ya que había sufrido un ligero accidente.

Al acudir al sanatorio, Jazmín Tapia fue informada que su pequeño había sufrido quemaduras de segundo y tercer grado en 35% de su cuerpo y según las maestras el accidente ocurrió cuando una de ellas, de manera accidental, dejó caer agua hirviendo, con la cual se esterilizaron biberones, sobre el cuerpo del niño, que dormía en una colchoneta.

Sólo pagan curaciones

De manera ventajosa, los responsables de la escuela sólo pagaron algunas curaciones y comentaron a la madre del niño que no podrían hacerse responsables de otros tratamientos, hecho que generó el coraje en los padres de Dylan, quienes decidieron denunciar los hechos ante el MP.

Una fundación para niños quemados en la CDMX contactó a los padres y les ofrecieron trasladar al niño a un hospital donde recibiría tratamiento de forma gratuita.

El pequeño Dylan fue llevado y después de varias semanas sus heridas comenzaron a sanar, pero el recuerdo quedará para siempre.

A más de un mes del hecho, hasta este momento la Fiscalía no ha dado avances en torno a la investigación y, según los padres, en el expediente no existen detenidos. Además, han comentado que en las declaraciones iniciales de la directora hay muchas irregularidades, por lo que dudan que haya sido agua hirviendo lo que cayó sobre el pequeño.

Comentarios