Afectaciones por el sismo

Adobe en costales, para nuevas casas a orillas del Popocatépetl

En total se planea reconstruir 100 casas en la demarcación
Redacción
13/11/2017 - 10:24

Por Moisés Sánchez

EN TETELA DEL VOLCÁN

La intención de Cesárea Mariaca era levantar una nueva casa sin adobe, luego de que la suya, ubicada a las orillas del volcán Popocatépetl, se vino abajo durante el sismo del 19 de septiembre. 

Pensar en utilizar dicho material para la reconstrucción le despertaba miedo, pues ella vio cómo el adobe se venció ante el temblor y su vivienda, con más de 40 años de antigüedad, colapsó.

Mientras esperaban la ayuda gubernamental, que parecía no llegaría a Hueyapan —comunidad a dos horas de Cuernavaca—, un par de asociaciones les ofrecieron construir juntos una casa con el material que ella no quería. Al final, aceptó.

“No… Yo decía que fuera de tabla, pero ya no de adobe”, afirma Cesárea. 

El “Centro de Encuentros y Diálogos” y el grupo civil “Moradas Verdes” le prometieron una casa echa con la técnica “Superadobe”, que combina costales llenos de adobe, alambre de púas, madera y métodos de construcción actual. Así tendría una vivienda atractiva, sustentable y sismoresistente.

CONSTRUIR CON DIGNIDAD

Carmen Bahena Bahena, representante del “Centro de Encuentros y Diálogos”, comenta que en este modelo de reconstrucción al menos una persona de la familia beneficiada debe colaborar, mínimo con 12 días de su tiempo, en la cimentación de otra vivienda. 

El resto de los trabajadores son jóvenes contratados de la misma comunidad.

En total se planea reconstruir otras 99 casas. 

Cato Arce, representante de “Moradas Verdes”, sostiene que su proyecto no sólo busca reedificar casas, sino también la dignidad de la población devastada.

“Nos tumbó el sismo, pero nos vamos a levantar y podemos. Para mí, esa va a ser una vivienda donde vivirá la dignidad porque la construirán ellos”, dice.

SUEÑO CASI REALIZADO

Tras un par de semanas de avance, Cesárea terminó recuperando la fe en el adobe. “Teníamos desconfianza, pero ya vimos y la tocamos, sí está muy resistente”. 

El proyecto de edificación está planeado para concluirse en cinco semanas.

La idea de Cato y Carmen es hacer más casas, pero por el momento, están gestionando con organizaciones, familias y donantes porque no tienen asegurado el financiamiento, “pero está generando mucho interés porque la encuentran como una propuesta sólida”, indica Carmen Bahena.

En todo el mundo, refiere Cato, hay cerca de 15 mil estructuras de “superadobe” como las de Nepal que en 2015 resistieron un terremoto de 7.1 grados.

 

TUS COMENTARIOS