¡Disfruta México!

Prueba estas nieves para el calor, en La Banquetera de Morelos

Las mejores nieves de fruta natural las encuentras en el centro de Tehuixtla
Moisés Sánchez
09/02/2018 - 11:15

En una Tierra donde el calor es intenso, la nieve de sabores se convierte en algo más que un postre. Al sur del estado, en el centro de Tehuixtla, en Jojutla, una nevería sin lujo y adornos descubrió la manera de deleitar a los sudorosos transeúntes que transitan las calles de ese pequeño poblado.

Arturo Ocampo Aranda, de 61 años, aprendió el secreto de la nieve desde pequeño. A los 13 años, con ganas de tener unos pesos en sus bolsillos, acudió con un vendedor errante que llegó al pueblo para vender nieves.

“Aprendí con un señor de Iguala, vino para una fiesta y la primera ocasión le ayudé a congelar 120 litros y sólo me pagó con un barquillo de nieve. Yo ya no quería regresar, pero le dije a mi mamá y me convenció de seguir con él, por el conocimiento”, cuenta Arturo.

Después de que el señor se fue, Arturo comenzó por su cuenta. Sólo hacía limón, piña y vainilla, pero le iba bien, recuerda. En la actualidad vende de elote, guanábana, tamarindo, coco, maracuyá, chocolate, fresa, beso de ángel, aguacate, plátano, nanche, entre otros; siendo la favorita de todos, la de vainilla.

Mientras se recarga en los botes para poder mover la pequeña silla de metal con ruedas en las patas, en la que pasa la mayor parte del día, Arturo indica que hace cerca de 10 años perdió la capacidad de caminar debido a un accidente, por lo que tuvo que dejar su empleo como carpintero y dedicarse, junto con su esposa María de los Ángeles Reséndiz, de lleno a la venta de nieves. Antes de eso, la venta era por las tardes y sólo los fines de semana, pues ya lleva 40 años en el negocio.

En la actualidad, Arturo congela las nieves y su esposa es la encargada de las ventas. Con tanto tiempo en el mercado, las nieves de Arturo se volvieron una tradición, la gente las busca; en vacaciones o puentes, los turistas abarrotan su local.

"El calor ayuda para vender", asegura con una risa en su cara, "pero cuando hace frío también se vende, porque los de la capital vienen, ellos no sienten el frío aquí", agrega para reírse más.

Sin colorantes, pura fruta e ingredientes naturales, son los secretos del sabor, o al menos eso asegura Arturo. Por día hace 20 o 30 litros de nieve y abre toda la semana.

¿Vale la pena ir por una nieve a este negocio, donde la decoración es poca y además queda a 40 minutos de la capital morelense? La respuesta es sí. El sabor de sus nieves es único y deja al consumidor con ganas de mucho más.

¿Dónde?

En cerrada Riva Palacio número dos, en el centro de Tehuixtla, Jojutla. Todos los días, de 09:00 horas a 21:00 horas.

 

TUS COMENTARIOS