Te cuento mi sueño más 'puercote'

Te cuento mi sueño más 'puercote'
El caso es que me soñé en mi habitación, viendo la película cuando entró un cliente a mi casa. Sin decir nada, se metió a mi cama y nos desnudamos
Lulú Petite
02/07/2020 - 11:12

Querido diario: ¡Puf! ¡Qué sueño acabo de tener! Apenas desperté y corrí a contártelo. Todavía con las manos frías por la emoción y el cuerpo tembloroso por el placer de la lujuria involuntaria, la pornografía del subconsciente, una revoltura deliciosa.

Esta noche vi 365 DNI, una película en la que Massimo, un guapísimo mafioso, secuestra a Laura, una chica hermosa retándola a enamorarse de él en un año.

No he de contarte la historia, por si se te antoja verla, pero es de esas que me dejan tan caliente que es imposible sacármela de la cabeza.

El caso es que me soñé en mi habitación, viendo la película cuando entró un cliente a mi casa. Sin decir nada, se metió a mi cama y nos desnudamos.

Me acomodé y comencé a comerle el miembro hasta sentirlo golpear el fondo de mi garganta. Lo empuñaba y lo masturbaba mientras devoraba ese trozo enorme y delicioso de piel y lujuria.

Cerré los ojos y cuando los abrí, estaba mi cama en medio de un teatro circular y en las tribunas, cientos de hombres miraban, masturbándose, cómo aquel tipo me cargaba y me acomodaba en su miembro metiéndomela riquísimo.

Yo ni me movía, parecía una muñeca de trapo siendo penetrada. Él estaba con la espalda contra la cama y yo, empalada, dándole la espalda, sentía cómo sus estocadas me levantaban hacia el cielo. Gemía. Gritaba. Pedía más.

Volví a cerrar los ojos y, al abrirlos, me encontré con que era el mismísimo mafioso Massimo quien me hacía el amor, con su sexo dentro de mí y sus labios comiendo mis pezones, en ese instante desperté.

Corrí a escribirte, pero ahora te dejo. Me urge tomar un juguetito para terminar con esta calentura que comenzó en un sueño y que me tiene muy cachonda todavía.

Hasta el martes, Lulú Petite

TUS COMENTARIOS