Sólo tócate

lulu petite sexo
(Foto: Archivo, El Gráfico)
Sexo 09/12/2019 18:03 Lulú Petite Actualizada 11:12
 

Querido diario: Joaquín me recibió con música sexy en su habitación, luces tenues y velas aromáticas. En el tocador, mi paga en billetes de 500 pesos ordenados en forma de abanico, la cama alfombrada con pétalos de rosas rojas y un gigantesco dildo con forma de pene en su empaque sellado.

Es un hombre de unos cuarenta y tantos, fornido, tímido. Comenzó a besarme. Pasé mi mano por su pantalón y sentí su bulto, estaba paradísimo.

—Qué rico— Le dije apretando su pene sobre la tela, me puse de puntitas y le di un beso. Tomé mi bolso y saqué los condones para ponerlos en el buró.

—No vamos a necesitarlos— me dijo. Yo pensé que ese güey estaba loco si pensaba que podríamos hacer algo sin condón. No estoy dispuesta a nada que ponga en riesgo mi salud. Supongo que notó mi desconcierto, porque agregó de inmediato:

—Sólo quiero ver cómo te masturbas.

Me bajó el zipper del vestido, mientras besaba mis labios y deslizó sus manos por mis hombros para quitarme el vestido mientras me llevaba a la cama de rosas. Me hice un lugar en el edredón de pétalos y me acosté. Él se sentó en una silla frente a la cama y empezó a masturbarse. Lo miré a él y, detrás suyo, me vi a mí misma en el espejo del tocador, con las piernas abiertas y las manos sobre mis muslos, así que comencé a tocarme, mientras él se jalaba muy despacio su enorme herramienta. Acaricié mis senos, los besé, jugué con mis pezones erguidos, pasé los dedos por mi cintura, por mi vientre, mis caderas y mis muslos, poco a poco y sin dejar de complacerme me fui quitandola ropa hasta quedar desnuda. Entonces miré al techo y comencé a tocarme el clítoris. Pronto comencé a lubricar, tomé el dildo, lo saqué del empaque con los dientes, lo puse a vibrar y me lo metí, luego seguí tocándome hasta alcanzar un orgasmo maravilloso.

Entonces vi a Joaquín. Un chorro de semen salió a propulsión de su miembro y cayó en el piso. Lo invité a que se acostara junto a mí. Nos quedamos acurrucados un rato entre pétalos antes de despedirnos.

Hasta el jueves, Lulú Petite

Comentarios