Sexo con lujuria

Sexo con lujuria
Lulú Petite
09/01/2020 - 13:48

Querido diario: Lo recuerdo y me vuelvo a poner cachonda. Estoy boca abajo, su miembro, enorme se abre paso entre mis nalgas y me penetra el sexo con fuerza. Lo siento hasta el fondo. Él es así. Siempre me coge con una lujuria impresionante.

Mi cara está contra la almohada, mis senos contra las sábanas, su cuerpo pesado está arriba del mío y su miembro enorme me taladra las entrañas. Tiene una herramienta gorda y larga, poblada de venas, con la punta circuncidada. Le encanta que lo masturbe antes de ponerle el condón y cuando se la chupo, le gusta que le acaricie las pelotas. Generalmente me pide que se la mame de rodillas, con mis manitas apoyadas en sus muslos.

Hoy me la metió en la boca cuando estaba sentada a la orilla de la cama, aún no nos desnudábamos y él se bajó la cremallera y se sacó su miembro apuntándolo a mi cara. Saqué un condón de la bolsa y se lo puse con la boca.

Él es así, un chacal en el sexo. Es muy cortés y considerado conmigo siempre, se porta amable y respetuoso, de lo contrario, lo habría mandado al carajo; pero cuando comenzamos a coger se transforma de inmediato en un salvaje.

Es delgado, pero correoso, tiene unos brazos muy fuertes y un estilo militar que me encanta. Estuvo en el Ejército, pero ahora trabaja en otra cosa que ni siquiera entiendo, pero le ha ido bien y se ha hecho de un buen dinero. Es inteligente.

Se movía salvajemente, como poseído, yo sentía su miembro dentro, bien hinchado, llenándome toda y cada que bombeaba, me levantaba y me hacía gritar.

Estaba empapada. Con su herramienta dentro, puso su mano en mi sexo, alcanzando a hacer una ligera presión en el clítoris que, junto con el bombeo de su miembro me puso al borde de la locura. Gemí desesperada cuando el orgasmo me vino como un tsunami.

Luego levantaba la cadera en una última estocada, lo sentí bombear y llenar de leche el preservativo en mi sexo.

Me abrazó con fuerza y así nos quedamos un rato, viendo al techo, recuperándonos de unos orgasmos formidables.

Un besito, Lulú Petite

TUS COMENTARIOS