¿A quién me 'comí'?

lulú petite sexo
En lo que di la vuelta para sacar condones, te desnudaste por completo y te metiste bajo las sábanas
Lulú Petite
17/12/2019 - 10:31

Querido diario: En diciembre, los viernes el tráfico es insoportable. Entre aguinaldos, fiestas de fin de año y compra de regalos todo mundo sale a la calle, de modo que un trayecto de 20 minutos se duplica o triplica. Llevabas una hora esperándome en tu habitación. Aún así, aguantaste y, cuando al fin llamé a tu puerta. Me recibiste con una sonrisa, que correspondí con un beso.

Quise compensar tu espera, así que te besé lo más cachondo que pude. Me pagaste de inmediato, te veías nervioso, sacado de onda, pero te invité a ponernos cómodos para tranquilizarte. Mi teléfono sonaba, pero no iba a responder, ya estaba contigo, y mucho habías esperado, no iba a entretenerte contestando una llamada.

Nos desnudamos, eres grande y corpulento. En lo que di la vuelta para sacar condones, te desnudaste por completo y te metiste bajo las sábanas.

—¿Tienes frío?— pregunté.

—No, soy tímido— dijiste cubriendo tu cuerpo. Tienes una cicatriz a media barriga que no te gusta. La sentí cuando acaricié tu vientre y bajé mi mano hasta tu erección y la empuñé. ¡Caramba! Qué rica pieza tienes. La jalé un poco mientras besaba tus labios y luego bajé, le puse el condón con los labios y comencé a chupártela.

—¿Te cojo?— pregunté cuando las ganas me invadían.

—¡Cógeme!— respondiste gimiendo. Te monté hasta sentir cómo llenaste el condón con un chorro potente, mientras apretabas mis nalgas. Pasada tu hora y después de ducharme, vi el teléfono: Cinco llamadas perdidas. ¡Ah caray! ¡Eras tú!

Abrí el WhatsApp: ¡Me seguías esperando! Entonces ¿a quién me acababa de coger?

¡Carajo! Me equivoqué de habitación. Quien me recibió apenas pensaba en llamar a alguien. Cuando llegué pensó que era su día de suerte, pagó y no hizo preguntas. Moría de pena contigo, así que te llamé para ver si seguías en la habitación.

Hasta el jueves, Lulú Petite

 

TUS COMENTARIOS