Me puso cachonda su vibra sexosa y salvaje

Me puso cachonda su vibra sexosa y salvaje

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 23/03/2021 12:52 Lulú Petite Actualizada 12:52
 

Querido diario: Conocí en Torreón a un hombre que… ¡Uf! Nada más al abrirme la puerta supe que sería una cogida espectacular. Era algo entre la belleza salvaje del macho mexicano y una vibra sexosa de esas que me prende las entrañas. Su voz, masculina y norteña, sus manos rudas, su mirada amable, su cuerpo delicioso. Qué ganas me dieron de cogérmelo.

Supongo que las ganas eran recíprocas, porque el norteñito también se puso cachondo de inmediato. Con cierta furia erótica, sus manos se colaron por mi blusa. La quitó con inteligencia y empezó a comerme los senos.

¿Cómo te explico, corazón? Hay hombres que saben comerte. Los labios de él eran espectaculares. El “chomp, chomp, chomp” de sus labios tronando en mi piel me puso tan caliente que comencé a lubricar, mis pezones endurecieron y mi clítoris se puso tan sensible, que estaba preparado para que el más mínimo roce me provocara espasmos gigantescos de placer.

Con toda la atención que el norteñito me estaba dando, cuando alcancé con mi manita su miembro, delicioso, tibio y perfecto comencé a masturbarlo con muchísimas ganas de que me lo metiera.

Le puse el condón con la boca y empecé a mamarla, con mis manos apoyadas en sus muslos. Alcé la mirada y vi en sus pupilas sus deliciosas intenciones. Quería comerme el sexo. Me levantó con agilidad de león y metió su cabeza entre mis piernas, como si fuera a devorarse a una presa. Me besó el vientre, el pubis, la pelvis; me levantó por las nalgas y llevó mi clítoris a sus labios ¡Carajo! Qué orgasmo me provocó.

Trepó de nuevo, serpenteando sobre mi cuerpo, hasta que sentí entrar su miembro, durísimo. Qué rico se movía. De pronto, se desplomó sobre mí, se había venido.

Te invito a seguirme en Twitter: @Lulupetite2021

Hasta el jueves, Lulú Petite

Comentarios