Me mostró su fetiche más 'hot' y la pasamos bien rico

Me mostró su fetiche más 'hot' y la pasamos bien rico
Comenzó a acariciarlo de un modo tan relajante y erótico que no podía yo creer tener ambas sensaciones
Lulú Petite
15/10/2020 - 14:01

Querido diario: Hoy me cogí a uno de esos hombres entrados en canas y en años, pero con cierta personalidad que los hace atractivos ¿Me explico? Debe andar arriba de los sesenta años, cabello plateado y cejas negras. La barba gris, pero el bigote un poco más oscuro. Ojos de trueno y sonrisa amable. Buen conversador, carismático e impecable. Un galán de otoño, de esos llenos de sorpresas.

Me gustaron sus manos, cómo las usa. Sus caricias vienen cargadas de experiencia. Nos recostamos juntos desnudos y, de inmediato, sus dedos comenzaron a explorar mi cuerpo. Son manos tibias, expertas, varoniles; tiene un fetiche que a mí me encanta.

Mi pidió que me acomodara boca abajo, él se sentó a la orilla de la cama y me tomó un pie. Comenzó a acariciarlo de un modo tan relajante y erótico que no podía yo creer tener ambas sensaciones.

Pasó sus pulgares por mi empeine, mientras sus dedos índice y medio acariciaban mi planta. La presión era fuerte, pero deliciosa. Jaló un poco más mi pie hacia él y después de respirar profundo para olerlo, comenzó a lamérmelo.

Chupó, succionó, lamió y ensalivó cada uno de mis dedos, la planta, el empeine, el tobillo, el dorso. Los besaba, los olía, los tocaba. El mismo tratamiento lo repitió en mi pie izquierdo. Era tan delicioso.

Al final, me tomó por los tobillos, los puso en sus hombros y, sin dejar de besar mis pies, me la metió toda. Me cogió bien y cuando se vino, apretó fuerte mis espinillas y gimió largo. Me encantó.

Hasta el martes, Lulú Petite

TUS COMENTARIOS