Lo hace delicioso

Lo hace delicioso
Lulú Petite
02/01/2020 - 09:50

Querido diario: Oscar es muy sexy. Por eso cuando me llamó para un servicio, aunque ya era noche y había decidido cerrar el changarro, me ganó el deseo y acepté atenderlo.

Aclaro, cuando digo sexy, no quiero decir guapo ni bonito. Él más bien entra en la categoría de chacal ¿Los conoces? ¿Eres uno de ellos? Me refiero a hombres de aspecto austero y varonil, músculos fuertes, pero no de los trabajados en gimnasio, sino en el trabajo manual, usando herramientas, siendo masculinos. De esos que, cuando te cogen, lo hacen con una intensidad y un ímpetu que te convierte el cuerpo en gelatina.

Conversamos un rato cuando llegué a su habitación, hasta que se me acercó, me miró a los ojos y tomándome por la cintura me dio un beso que hizo que la lencería se me empapara.

Hizo entonces una pausa y se me quedó viendo de arriba abajo y, sin decir nada se sacó su enorme miembro para presentármelo. Tomó mi mano y la colocó en esa macana enorme y tibia, en ese momento me volvió a besar más apasionadamente que hacía un rato y yo comencé a masturbar su herramienta, mientras él me tomó el trasero y me acercó a él.

Estaba muy excitada y no quería parar cuando sentí la punta de su dedo en mi sexo acariciándome suavemente.

Yo estaba empapada cuando empezó a acariciar mi clítoris con movimientos circulares, muy suavecitos. Abrí mis piernas y él siguió masturbándome. Lo hacía bien. En vez de tratar de meterme los dedos, hacía una presión ligera, pero muy efectiva y a buen ritmo en mi sexo, que me tenía clavando las uñas en las sábanas, hasta que tuve un orgasmo. Desde luego, mi orgasmo no me sirvió de tregua.

De inmediato tomó un condón y se lo puso y, sin dar oportunidad a que me repusiera del orgasmo fulminante recién recibido, me la metió todita. La recibí encantada.

Si algo legitima a un chacal no es su apariencia, sino su destreza en la cama. Un chacal te coge, porque te coge.

Un beso, Lulú Petite

 

TUS COMENTARIOS