Le causé un orgasmo fulminante

Le causé un orgasmo fulminante

(Foto: Archivo, El Gráfico)

Sexo 13/04/2021 11:56 Lulú Petite Actualizada 11:56
 

Querido diario: Llegué a la habitación vestida como él pidió, con una blusa negra de botones, unos jeans también negros, muy ajustados, zapatillas de tacón del mismo color y desde luego, mi lencería haciendo juego con el resto de las prendas. El cabello suelto y mi sonrisa con un deslumbrante labial rojo.

Sentada en el sillón, bajé su cremallera, hice a un lado la trusa y como si tuviera un resorte, su miembro salió disparado apuntando hacia mi cara. Lo tiene bonito, grueso, muy firme, con venas bien marcadas y la cabecita redonda y limpia. Olía a jabón y perfume, yo lo rodee con mis deditos y comencé a masturbarlo a unos centímetros de mi boca.

Estiré mi mano libre y alcance un condón en mi bolsa, lo acomodé en mis labios y ayudándome con mis dedos índice y pulgar, se lo puse con la boca. Seguí mamando por unos minutos hasta que él me exigió que pasáramos a la cama.

Me desnudó con un cuidado casi artesanal y fue colocando mis prendas sobre la cama, como formando mi figura. Arriba la blusa, con el sostén encima, a la altura del escolte, mis jeans abajo, completando la figura.

Miraba al techo cuando él se clavó en mi. Su movimiento pélvico era esquizofrénico, miré las prendas negras a un lado mío acomodadas como si fuera una tercera persona en nuestra cama. Sólo mi tanga no estaba ahí. Él la tenía en su mano y, mientras me cogía, la apretaba contra su cara respirando profundo. Cuando se vino en un orgasmo fulminante, la aspiración en mi tanga fue tan fuerte que temí que las succionará por la nariz directo hasta sus pulmones.

Cada cabeza es un mundo y cada mundo tiene sus fetiches, el suyo me pareció divertido.

Te invito a seguirme en Twitter: @Lulupetite2021

Hasta el jueves, Lulú Petite

Comentarios