Le bailé un rock suave, sólo con mi tanguita

Le baile un rock suave, sólo con mi tanguita
Me moví sobre tus piernas al ritmo de la música y sentí tu pene erecto, durísimo
Lulú Petite
27/10/2020 - 13:09

Querido diario: Me encanta que me cojas. Lo pensaba mientras sentía la humedad de tus labios comerse mis pezones y la seda de mi cabello moverse por mis hombros y espalda desnuda.

Qué delicia sentir tus manos apretar la pulpa de mis senos y beber de mis pezones. Se escuchaba, en el fondo música suave: Aerosmith, AC/DC, Pink Floyd. Conversábamos y jugábamos.

Me movía, semidesnuda, sólo con mi tanga y mis tacones puestos, sentada sobre tus muslos, bailando y cachondeándote como si te estuviera dando un privado en un table. Me encanta jugar a que estamos en un table, que te cobro por canción, que bailo para ti, frente a los ojos de infinitos mirones que nos ven y te envidian.

Me encanta que entre canción y canción me metas mano y más ganas le dan a los mirones imaginarios, de tenerme sobre sus piernas, de besar mis labios, de tocar mis piernas, de sentir en sus bocas la suavidad de mis pechos, de pasear sus dedos por el lienzo desnudo de mi espalda y comprobar cómo esos dedos traviesos me causan escalofríos, placer, deseo. 

Me moví sobre tus piernas al ritmo de la música y sentí tu pene erecto, durísimo. 

Me puse tan cachonda que no pude más.

Me arrodillé frente a ti. Bajé tu bragueta, saqué tu miembro, divino, enorme, tibio, venoso, piradísimo. Te masturbé un poco antes de comérmelo todo. Cerré los ojos, mientras te la mamaba. 

Se oía la música de Police. Yo imaginaba que sí estábamos en un table y que muchas miradas veían cómo te la devoraba, cómo me sacabas lágrimas al atragantarme. 

Me empecé a tocar, mientras tú disfrutabas delicioso; me vine riquísimo cuando sentí los espasmos que llenaron el condón en mi garganta y vi tu cara de placer.

Hasta el jueves, Lulú Petite

TUS COMENTARIOS