Hicimos el 'sin respeto' dos veces

Hicimos el 'sin respeto' dos veces
Lulú Petite
06/08/2020 - 10:39

Querido diario: Estábamos acurrucados después de un delicioso primer encuentro. Eres un hombre de uno solamente, en el tiempo que llevo de conocerte nunca habías tenido energía para un segundo round.

Por eso me extrañó que rato después de haber logrado tu cometido, y acurrucados de cucharita, sintiera en mis nalgas crecer y ponerse dura de nuevo tu herramienta. Abrí los ojos redondos, como platos, aunque instintivamente respingué el culo. Sentí la caricia de tu mano, que comenzó a masajear con lujuria las redondeces de mi trasero, mientras tu miembro completamente erecto apuntaba cada vez a direcciones más peligrosas.

Estiré la mano y te pasé un condón. No vaya a ser que se te fuera aquellito dentro y sin gorrito. Te lo pusiste de inmediato. Apuntaste entre mis piernas y así, de cucharita, me la metiste hasta el fondo.

Gemí. Sentí cómo tu miembro duro y gordo se abría espacio dentro mío y convertía la sorpresa en placer y el placer en gemidos.

Te sentí a fondo. Gemí quedito, sumisa, casi tierna, sin decir nada, sintiéndote dentro mío, acariciarme los senos, el vientre, hundir tu nariz en mi cabello y aspirar profundo para llenar con mi aroma tus pulmones. Sentí tus besos en mi espalda, tu aliento en mi nuca. Escuché tus gruñidos de macho caliente, sentí la brusquedad de tus movimientos, la firmeza de tus manos, tus embestidas cada vez más intensas, tu empuje que se volvía casi sísmico. Te sentí dentro, sentí cómo tu sexo se hinchó y disparó el chorro cremoso de leche que llenó el condón.

Te lo quitaste,me volviste a abrazar y seguimos platicando, como siempre.

Hasta el martes, 

Lulú Petite

TUS COMENTARIOS