Él es toda una máquina sexual muy potente

Él es toda una máquina sexual muy potente
Apenas te pone una mano encima, sabes que viene una cogida formidable
Lulú Petite
11/08/2020 - 12:47

Querido diario: Milton es de la vieja guardia. Un libertino de linaje, de esos que antaño les llamaban reses y que hoy son referente para quien busca un buen empierne. Constelaciones de colegas traviesas hemos brincado entre sus sábanas y él, leal a la causa, mantiene este gusto de explorar cuerpos nuevos y  probar otros labios. No voy a hablar de historia antigua, pero sí de que nos vimos en mi más reciente gira.

Milton es un caballero. Conoce el ambiente y sabe cómo ganarse una buena voluntad. Un cliente inexperto es, a veces, descuidado. Uno experto, prepara las cosas. Sabe que aunque está pagando para coger, si se prepara para que la mujer lo disfrute, él va a salir ganando. Cortesías mínimas, pero que mucho significan: Darte una ducha, lavarte bien los dientes, usar enjuague, ser cortés y alegre.

Milton, además, pone como detalle extra unas flores que, sin ser necesarias, son un gesto que como mujer que sabe que igual se la van a coger, te predispone para bien, te dan ganas de corresponder y de que él disfrute lo que está pagando.

Milton es un máquina de hacer el amor. Tiene la energía de una locomotora, la potencia sexual de un caballo y la destreza en movimientos de un luchador estrella de la triple A. Apenas te pone una mano encima, sabes que viene una cogida formidable.

Le agarro el miembro con la mano derecha. Está como piedra. Muevo un poco mi mano. ¡Ufff qué dura! Nos desnudamos y nos metemos a la cama. Se arrodilla entre mis muslos y se come mi sexo mojado. Me sube, me baja, me la mete, me voltea, me mueve, siento que vuelo empalada por ese hombre, de pronto nuestros orgasmos nos hacen sucumbir por instantes, para luego retomar la pasión, el sexo. 

Milton es de la vieja guardia y se le nota.

Hasta el jueves, Lulú Petite

TUS COMENTARIOS