ZONA DEL DOLOR

Luchadores extremos aseguran que el dolor es parte de su vida, lo disfrutan

Luchadores extremos aseguran que el dolor es parte de su vida, lo disfrutan
(Foto: Carlos González)
Lucha Libre 17/10/2021 23:35 Sergio Trejo Ríos Actualizada 23:35
 

Este 17 de octubre se conmemora el Día Mundial contra el Dolor, que tiene como objetivo destacar la urgente necesidad de encontrar alivio para el sufrimiento físico, principalmente al que es provocado por las enfermedades.

De acuerdo con la Carta de Derechos Humanos de la ONU, emitida en el 2000, el alivio del dolor es un derecho universal de los seres humanos. Sin embargo, hay quienes viven y subsisten con el dolor, incluso disfrutan la sensación que les provoca.

Lunatik Extreme, Cíclope y Osiris son gladiadores mexicanos que practican el estilo de la lucha extrema, los tres coinciden en que el dolor en su estilo de combate es fundamental para sentir que su trabajo en el cuadrilátero está bien hecho; incluso, lo ven como una forma de sentirse vivos y, al mismo tiempo, llevar algo de dinero a sus familias.

Lee también: Tábata Jalil más sexy que nunca, eleva la temperatura con coqueto bikini mojado

Desde hace 7 años, Zona 23 convirtió un deshuesadero en la ‘zona del dolor’ ya que ahí sus elementos llevan la lucha extrema al límite. De acuerdo con su creador Abel Guerrero, no se trata de un espectáculo de lucha libre, sino de un combate en el que los gladiadores más aguerridos demuestran la capacidad que tiene el ser humano de sobreponerse a la adversidad. “Si no sientes dolor no hay vida”, asegura a EL GRÁFICO. 

Carlos Gónzalez es un fotógrafo y camarógrafo que en su afán de captar los momentos más dolorosos de Zona 23 sufrió una cortada en la muñeca derecha, por lo que experimentó en carne propia el mismo dolor que los luchadores a los que inmortaliza con su lente.

 

- PARA LOS AMANTES DEL DOLOR, UN MALESTAR PUEDE DARLES PLACER

Por Lizeth Guzmán

Para algunas personas, las sensaciones dolorosas no tienen relación con la satisfacción o el bienestar, pero existen otros individuos que no huyen del dolor, lo disfrutan. Actividades como los tatuajes, el ejercicio y el sadomasoquismo, por mencionar algunas, están ligados estrechamente a cierto tipo de dolor, pero la mayoría de estas prácticas son toleradas por quienes las realizan, pues obtienen de ellas algún tipo de placer.

De acuerdo con la doctora Ana Fonseca, especialista en algología, cuando el sistema nervioso central libera sustancias como la dopamina, la serotonina y la oxitocina estas inhiben el dolor hasta convertirlo en placer; algo similar pasa con las drogas y el sexo. La especialista asegura que la memoria juega un papel central ligando experiencias dolorosas con positivas, incluso pueden anularse unas con otras. 

Esto explica por qué algunos atletas podrían ir más allá del dolor, un jugador de futbol que regresa al campo después de ser derribado, un luchador que continúa en el ring incluso después de sangrar. Conocer el riesgo y entrenarse psicológica y físicamente, les hace percibir la amenaza como menos severa. Pensar sobre el propósito, en lugar de entrar en un estado de pánico. La función superior del cerebro altera la mente del “dolor” hacia el “objetivo”. 

Lee también: Tren deshace a doñita que intentaba cruzar las vías pero se tropezó, en CDMX

Así que es importante saber que cada persona experimenta su bienestar de diferente manera, en el caso de los ‘amantes del dolor’, ellos parten de un punto poco usual: “para sentirse bien, primero hay que sentirse mal”, simplemente por el hecho de que esa sensación de “malestar” reactiva en su cerebro efectos similares a los de la felicidad.

Comentarios