REAPARECIÓ EN UN RING, EN CUAUTLA MORELOS

El Vampiro Canadiense no se rinde y enfrenta batallas arriba y abajo del ring

El Vampiro Canadiense no se rinde y enfrenta batallas arriba y abajo del ring
(Foto: Especial)
Lucha Libre 22/07/2021 16:11 Gabriel Cruz Actualizada 16:11
 

Ian Richard Hodgkinson llegó a la lucha libre sin proponérselo. Y de la misma forma alcanzó una fama inesperada como el Vampiro Canadiense, un esteta con una presencia que impactó cada rincón en México donde pudo presentarse en la década de los noventa.

El tiempo, las lesiones y los excesos lo fueron alejando del pancracio. Hoy, a los 54 años, el eterno gladiador de la vida no se rinde. No lo hizo, luego de ser diagnosticado con el mal de Parkinson y Alzheimer tras una lesión cerebral, y la muestra es que el pasado fin de semana reapareció en los encordados en Cuautla, Morelos.

Pero sus retos van más allá del ring. Ya que ha formado equipo con la Alianza Nacional de Prevención y Salud (ANPS) en la campaña que 'Unidos vs Diabetes', para hacer la diferencia y mejorar la vida de miles de personas que viven con esa enfermedad.  

"Es la lucha más importante de su vida", advierte Ian, quien ofrecerá una serie de charlas para acompañar a las personas que merecen una oportunidad y elementos para poder combatir su enfermedad. 

Conocido ahora como 'Vampiro Vudú', el esteta llega respaldado por una larga trayectoria en el mundo del entretenimiento y los deportes, que luego de altibajos personales de carácter emocional, físico y de salud, lo hacen regresar a México para consolidar su faceta como host de radio y dj. 

"Tuve una infancia dura y fea, crecí en las calles y sé cómo se vive en ellas y lo que se aprende".

Es un luchador por las clases desprotegidas, trabajando para la reconstrucción del tejido social desde el sector juvenil, con el que pone en práctica los modelos de la Asociación Ángeles Guardianes, que dirigió en México y América Latina. 

"Yo tenía dos opciones: Morir o hacer algo con mi vida. Llegué a México con una mochila y unos dólares, vine para salir de las drogas, de la calle. Ahora lucho por gusto, pero estoy dedicado al cien en mi vida a los jóvenes, al futuro de este país. Sé que no hay recursos pero eso no significa que no se pueda hacer algo en la vida. Yo fui el Vampiro por accidente y aquí asigo, con mucho corazón y ahora soy su aliado, no es fácil pero se puede lograr lo que quieras", compartió hace unos días con un grupo de jóvenes minutos antes de volver al enlonado.

La ANPS MÉXICO y el Vampiro Canadiense buscan la concientización, educación y difusión de la importancia de llevar una vida con niveles sanos en personas que viven con diabetes.

Sus acciones tienen lugar en todo. "El Vampiro Canadiense cuenta con el gran compromiso y empatía con la sociedad y la enfermedad, ya que su padre vivió con este diagnóstico. Ante la necesidad y el gran reto de salvaguardar la salud, han creado lazos de cooperación entre personas, empresas y organizaciones, con el objetivo de contribuir, impulsar, fortalecer y cuidar el derecho fundamental a la salud", comparte la alianza en un comunicado.

Comentarios