EL FONDO DEL MEOLLO
TWITTER: @gvlo2008
Gerardo Velázquez de León

Los ídolos no se fabrican

Jue, 01/08/2019 - 00:02

En el América como en cualquier otro equipo de esa convocatoria, historia y éxito deportivo, las grandes figuras no pueden ser fabricadas a punta de eventos mediáticos. Los ídolos y futbolistas emblemáticos los hace la gente y por más que Agustín Marchesín montara una buena puesta en escena con la conferencia de prensa para despedirse, para seguir insistiendo en que ha sido el día más complejo y la decisión más dura de su carrera, está lejísimos de ser un ídolo para el americanismo.

Este equipo tiene seguidores que tienen perfectamente claro quiénes son sus estandartes, sus “tótems”, por los que entregan su afición y quienes mantienen viva la esperanza que llegue alguien como ellos pronto. Marchesín —pese a ganar tres títulos oficiales—, no está ni cerca de lo que representa Héctor Miguel Zelada o Guillermo Ochoa... Vaya, hasta Adrián Chávez es mucho más simbólico e icónico que él.

Es algo similar a lo que pasa con Moisés Muñoz, quien tampoco llegó a estar en el nivel de  figura emblemática del equipo más ganador del país. Carlos Reinoso, Alfredo Tena, Antonio Carlos Santos, Luis Roberto Alves Zague, Cristóbal  Ortega y, por supuesto, Cuauhtémoc Blanco están en un lugar distinto.  Ellos son el América y su historia; los demás han sido personajes secundarios que por más que lloren, hagan conferencias populacheras, no están cercanos a lo que han representado estos futbolistas en Coapa. Es un concepto complejo de entender y asimilar, pero es real.

Un ejemplo que puede equipararse se ha dado en el boxeo, por más apariciones mediáticas y peleas de gran emoción, Jorge Travieso Arce nunca llegó a la popularidad e idolatría que tenía entre la gente  Julio César Chávez. Aquí es igual. Nadie duda de la capacidad futbolística de Marchesín, pero de ahí a que sea un ídolo americanista, no debe ni tomarse en cuenta, así que ni él mismo se lo cree.

Muchos deportes y equipos tienen historias similares. En su momento, Derrick Rose nunca estuvo al nivel de Michael Jordan con los Bulls de Chicago. Actualmente, Aaron Judge está muy lejos de lo que representaba Dereck Jeter para los Yankees. Ezekiel Elliott va años atrás de la figura de Emmitt Smith con los Cowboys de Dallas... 

Por más que se quiera imponer a ciertos futbolistas, por más publicidad que exista y por más promotores que tengan, las estrellas no se fabrican, nacen. En Santos nadie podría ganarle a la idolatría que tienen por Jared Borgetti, como en Pumas nunca más existirá otro Hugo Sánchez o un Cabinho que quieran imponer a la fuerza. Así es esto de los ídolos, tal vez inentendible, pero real. 

TWITTER: @gvlo2008
Gerardo Velázquez de León
EDICIÓN

CDMX

23/02/2020

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

23/02/2020

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

23/02/2020

 

DESCARGA EL PDF

TUS COMENTARIOS

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES

SUBMARINO POLÍTICO
LEO AGUSTO POLÍTICA
SUBMARINO POLÍTICO
LEO AGUSTO POLÍTICA