EN TABASCO

Te vas como un campeón, grita la mamá de Octavio Ocaña frente a su ataúd al ser enterrado

Te vas como un campeón, grita la mamá de Octavio Ocaña frente a su ataúd al ser enterrado

(Foto: Leobardo Pérez, El Gráfico)

La roja 02/11/2021 07:28 Leobardo Pérez Marín Actualizada 09:03
 

VILLAHERMOSA, TABASCO.- “Te amo”, fueron las palabras con las que Nerea Godínez se despidió de su novio, el actor Octavio Ocaña, quien fue sepultado ayer mientras sus familiares, amigos y fans entonaban “Amor eterno” y aplaudían sin parar gritando su nombre.

La noche del domingo, miles de tabasqueños se volcaron a las calles y recibieron en la entrada de Villahermosa a la carroza que transportó el cuerpo del actor, conocido por su papel de “Benito Rivers” en la serie de comedia Vecinos.

Acompañada con cantos, aplausos, flores y cartulinas en las que pedían justicia por su muerte, la carroza recorrió las calles y avenidas de esta ciudad, comenzando así la despedida de uno de los hijos predilectos de esta tierra. Al llegar al panteón privado Recinto Memorial, donde fue velado toda la noche, cientos de fans pedían ingresar, pero por protocolos de salud no fue posible.

Sus padres, Octavio Pérez y Ana Lucía Ocaña, agradecieron las muestras de cariño para su hijo. “Estoy impresionado y agradecido con los tabasqueños; con la gente que lo ama; yo sé que ustedes lo aman. Hoy lo voy a disfrutar que son los últimos días que estará conmigo, quiero llorar y estar con él”, señaló Octavio Pérez, quien en ningún momento se separó del féretro de su hijo.

Por la mañana de este lunes, luego de una misa de cuerpo presente en la que sólo estuvieron sus familiares y amigos más cercanos, el cuerpo del actor fue llevado desde la sala de velación hasta su última morada.

Ahí, detrás del cortejo fúnebre siempre estuvieron sus padres, su novia Nerea y sus hermanas, Ana Bertha y Ana Leticia. En el trayecto de la sala de velación hacia el lote donde fue sepultado, muchos de los visitantes a este panteón, que estaba abierto con motivo de la celebración del Día de Muertos, salían al paso para despedirse. 

“Vuela alto, Octavio”, se escuchaba, mientras una mujer gritaba: “Justicia para este joven asesinado, queremos justicia”. 

Sobre el féretro en color gris fue colocada la playera con el número 10 del equipo Pachuca.

Mientras el ataúd bajaba a la tumba, su madre gritó: “Te vas como un campeón; eres un campeón”, mientras que Nerea, su prometida, apoyada por las hermanas del actor para no desvanecer, se despidió con un “Te amo”.

A pesar de que cientos de personas que admiraban a Octavio querían ingresar al panteón donde sería sepultado, no se les permitió el ingreso debido a los protocolos que se siguen a causa del Covid-19. 

Comentarios