intentó suicidarse

Papá descontrolado acuchilla a sus 6 hijos y le prende fuego a su casa, en la Cuauhtémoc

papá acuchilla apuñala hijos prende fuego incendia casa intentó suicidarse
Los testigos pidieron ayuda de los policías quienes al llegar al sitio, encontraron al hombre en la azotea de la casa
Yara Silva
02/10/2019 - 09:36

Con un pastel de cumpleaños, Jorge reunió en casa a sus seis hijos. No era el festejo número 7 de Fernanda y Emiliano por lo que los unía, ese fue sólo un engaño para separarlos de Angélica, su madre, apuñalarlos, incinerarlos y asesinarlos. El hombre pudo matar sólo a uno.

No lo logró porque los gritos y el fuego alertaron a vecinos de la colonia Ampliación Asturias, en la alcaldía Cuauhtémoc. Eran las 6:00 de la tarde cuando los habitantes de la calle Oriente 67 escucharon al sujeto gritarle a sus hijos. 

Y es que ahí, en la vecindad número 2831, los golpes y gritos eran problema de todos los días. Pero al anochecer los habitantes se alertaron. Uno de los niños gritaba por ayuda porque su padre los hería con un cuchillo.

Jorge así lo planeó desde el sábado. Aquella tarde engañó a sus hijos y Angélica. A ellos los invitó a casa presuntamente para festejar con un pastel el cumpleaños de Fernanda y Emiliano. 

A Angélica le pidió que llevara a los tres niños menores, que tras la separación habían quedado al cuidado de la mujer. El festejo no llegó. La invitación fue el gancho para que el hombre retuviera a sus seis hijos. Esa tarde, la única que pudo salir fue Angélica. 

Él obligó a los niños a quedarse en casa y esperó el momento para atacarlos. Tres días debieron pasar para que en la vecindad en la que vivían tres familias no hubiera nadie. Con la vecindad sola, Jorge cerró las puertas con candado e intentó la masacre con la que terminaría su venganza.

Uno a uno, el filicida hirió a los pequeños con un cuchillo. Al verlos ensangrentados regó gasolina y le prendió fuego a la casa, ubicada en el segundo piso de la vecindad. 

Aunque estaban heridos y atrapados en las llamas, los pequeños lograron asomarse por dos ventanas para pedir auxilio. Eran los gritos de Fátima, la adolescente de 17 años, los que más se escuchaban. Para callarla, su padre la aventó por la ventana. La caída agravó su salud.

Al notar que por los gritos los vecinos se reunían afuera de la casa y que golpeaban la puerta para derribarla, el agresor subió a la azotea y se hirió con un cuchillo.

Fueron los balazos al aire de los policías que llegaron al lugar lo que obligó al individuo a saltar de la azotea. Él y los seis niños fueron trasladados al hospital. Ahí la adolescente murió.

Ante los agentes, Angélica contó que las agresiones comenzaron desde hace 15 años cuando los hijos más grandes aún eran bebés. Y aunque sus vecinos le aconsejaban no tener más hijos, el hombre la obligaba a procrear. Las constantes agresiones y el desempleo del hombre hartaron a la mujer, quien decidió abandonarlo hace un mes.

Desde entonces ella vivía en la casa donde trabajaba como empleada doméstica. Ahí encontró asilo, pero no el suficiente espacio para salvar a sus seis hijos.

Herido en la cama de un hospital, Jorge construyó otra mentira para intentar evadir su responsabilidad. Dijo que cuando estaba en su casa una veladora cayó sobre una cortina y detonó un incendio. Al intentar apagar las llamas tomó un garrafón equivocado, que no tenía agua sino gasolina, lo que activó las llamas. Sin embargo, no pudo construir otra mentira para explicar las lesiones que le provocó a sus pequeños. 

 

TUS COMENTARIOS