A CASI SEIS MESES

Niña descubrió que su padrastro la grababa cuando se bañaba y éste la mató, en Ixtapaluca

Niña descubrió que su padrastro la grababa cuando se bañaba y éste la mató, en Ixtapaluca
Foto: Ignacio Ramírez/ El Gráfico
La roja 18/06/2021 10:49 Ignacio Ramírez Actualizada 14:08
 

ESTADO DE MÉXICO.- Hace un año, Renata descubrió que la grababan con un celular en su baño; cinco meses después fue asesinada en su cama y hasta hoy el principal sospechoso en ambos hechos ni siquiera ha sido interrogado por las autoridades.

Renata Martinely tenía 13 años, fue asesinada el 29 de noviembre de 2020 en su casa en la colonia Plutarco Elías Calles, en el municipio de Ixtapaluca.

Por el antecedente del acoso con el teléfono, el principal sospechoso de su muerte era Daniel, quien fue pareja de Karen Reyes, madre de Renata.

Daniel y Karen se conocieron porque él le rentaba la vivienda en la que ella vivía con Renata, pero se separaron después de que la menor descubriera el teléfono de su padrastro con la cámara encendida cuando se iba a bañar, en junio de 2020.

Aunque presentaron la denuncia por el hecho en la Agencia Especializada en Violencia Familiar, Sexual y de Género (Ampevis) les dijeron que no procedía porque el acto no se consumó.

Tras el rompimiento, Karen consiguió un empleo y cuando se iba a trabajar, el 29 de noviembre de 2020, la joven madre salió, pero notó que tenía una llamada perdida de Daniel. Karen no le tomó importancia, pues le llamaba constantemente para pedirle que regresaran, a veces, con amenazas.

“Él me dijo una vez: ‘has de querer que vaya y te haga un desmadre, que no te deje llegar a tiempo a tu trabajo’”, dijo la madre.

El día del feminicidio de Renata, vecinos vieron a Daniel, drogado y alcoholizado. Algunos aseguran que repetía que había dejado dormida a Karen, aunque ya no vivían juntos.

Cuando Karen regresó por la noche, la sorprendió no hallar a su hija en casa de sus papás, pues solía pasar los domingos con sus abuelos maternos. El horror la invadió cuando la encontró en su propia cama envuelta con sus cobijas y con el rostro cubierto con cinta industrial.

El responsable del feminicidio fue directamente sobre Renata, pues no robó dinero que había en la casa.

A seis meses del crimen, la madre no cuenta con apoyo de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas mexiquense (Cevaem) y la vivienda sigue asegurada.

Los deudos están inconformes con los avances de la indagatoria, pues el peritaje de genética se ha retrasado.

“En la Fiscalía me dicen que la persona que hizo el peritaje renunció y me pusieron a una nueva perito”, aseguró Karen, “es un dolor, una rabia y una impotencia tan fuerte, pero no somos esa clase de persona como la que le hizo esto a mi hija”, puntualizó.

Comentarios