Sentí su calor

HELENA LA MALA RELATOS SEXUALES ERÓTICOS
Helena Danae
12/11/2019 - 17:18

Hola, mis amores, hoy es miércoles de relato erótico, imagínense cada palabra, cada sensación, para que se calienten.

Les cuento que ayer tuve la visita de un amigo y después de una caminata nocturna, nos fuimos a dormir, pero al no conciliar el sueño fui a su cuarto para platicar un rato, ya estaba desnuda, así que el frío de la noche me puso duros los pezones, pude sentir el piso helado en mis pies y cómo mi piel se erizaba desde los tobillos hasta las nalgas. 

Llegué a su puerta y escuché jadeos,  abrí un poco y me dirigí a su cama, él estaba rojo y me veía de arriba a abajo, mis pezones parados hacían que mis pechos se vieran más jugosos.

Me acosté boca abajo al lado de él, sentí la almohada tibia en mi cara, él sacó una de sus manos y empezó a acariciarme la espalda, entonces pude sentir cómo mi piel erizada por el frío se calmaba con su palma caliente, era una reacción agradable. Mi cuerpo sentía el calor que él despedía y lo dejé que siguiera acariciándome hasta que logró excitarme.

En una de las tantas veces que su mano rozó mis nalgas yo las levanté, como invitándolo a portarnos mal, no dudó dos veces y se acostó sobre de mí, sentí su miembro duro y mojado, porque él ya se había estado tocando, por eso los jadeos cuando llegué. 

Metió una mano entre mis muslos y lo empujó hacia un lado, sentí cómo mi entrepierna se abrió y los hilos de flujo colgaron, ya estaba mojada y lista para sentirlo. Sacó de su mochila un condón y mientras lo abría con una mano y la boca, con la otra me acarició el clítoris. Podía sentir sus dedos moviéndose de lado a lado, uno me penetraba y hacía círculos, tocando exactamente mi Punto G, el flujo fue aumentando, dejándole la mano empapada, cuando se puso el condón pasó la mano por su punta para mojarlo con mi mismo jugo y me lo metió lentamente, la sentí  hinchada y luego disfruté cuando iba deslizando el tronco.

Con el vaivén lento ya estaba muy excitada, cerró mis piernas  y estuvo así cogiéndome hasta que con unas últimas metidas duras y hasta el fondo se vacío completo. Yo hice lo mismo cuando él frotó rápidamente mi centro.  

¡Los adoro! 

TUS COMENTARIOS