Se lo hice en plena cuarentena

Se lo hice en plena cuarentena
Imagina todo lo que a continuación te voy a narrar, para que te sientas mejor durante esta crisis
Helena Danae
25/03/2020 - 08:52

Hola, mis amores, debemos cuidarnos, para estar bien nosotros y quienes nos rodean. Ya lo he dicho en mis redes sociales y sé que el lado bello de la cuarentena es para algunos, pues no todos podemos trabajar desde casa y así protegernos, hay quienes deben salir a trabajar día con día. 

No todos podemos vivir esa belleza de estar viendo la tele y pidiendo comida a domicilio, para todos ustedes, en especial para quienes venden y reparten estos periódicos “gracias” por seguir dejando que la información y mi palabras lleguen a todos los puestos y todas las personas, esta columna es por ustedes que siguen saliendo a trabajar con los cuidados necesarios. 

Es una carta que le escribí a mi pareja, respecto a estos días en que debe seguir saliendo a trabajar y para ustedes, para aligerar su estrés. 

Cuando llegas cansado del trabajo, lo único que quieres es relajarte y disfrutar de tu cama, los expertos sugieren bañarte y poner toda tu ropa en una bolsa, para evitar algún contagio. 

Imagina todo lo que a continuación te voy a narrar, para que te sientas mejor durante esta crisis: 

Mientras estás bañándote, dejas que el agua caiga por tu cuerpo, subes la cabeza y de pronto ahí estoy, frente a ti, desnuda y mojada.

Me hinco para poder tomar a tu amiguito y metérmelo en la boca, sientes cómo succiono y cómo voy masajeando el tronco con mi mano, echas tu cuerpo hacia atrás, recargándote en la pared, me pongo de pie y dejo que tus manos toquen mis “lolas”, dejo que las acaricies suave y que resbalen con el agua que corre por mi cuerpo, me giro para poder poner mis nalgas a tu altura y dejar que entres, lento y hasta adentro, vas tomando ritmo y después yo me dejo caer hacia atrás, metiéndomelo todo hasta el fondo, apretando con mis músculos internos y moviendo las nalgas para rozarlas con tu pelvis, eso es suficiente para que explotes dentro mío.

Me despego y me hinco para lamer a tu amigo exhausto, lo dejo muerto y solo te queda irte a la cama, para prepararte para un día más de trabajo.

¡Les mando mi amor!

TUS COMENTARIOS