Disfruté sus caricias húmedas

Disfruté sus caricias húmedas
Estaba nadando y me di cuenta que estaba desnuda, pero no había nadie alrededor de mí, podía disfrutar sin penas
Helena Danae
03/03/2021 - 15:41

Hola, mis amores, feliz miércoles tengan todos. Espero que su semana vaya de maravilla. 

Hoy quiero contarles un sueño que tuve, que me hizo despertar muy de buenas y contenta, con ganas de dormirme otra vez para seguir soñando. 

Estaba en la playa, el calorcito hacía que mis pechos sudaran y había una alberca tan fresca, que era como un milagro en ese preciso momento. Cuando me metí el agua, mis pezones sentían las pequeñas olas que se habían hecho por mi peso, chocando contra ellos y dejándolos sensibles y erectos. 

Estaba nadando y me di cuenta que estaba desnuda, pero no había nadie alrededor de mí, podía disfrutar sin penas. 

Cuando salí de la alberca, era como si hasta la brisa se encargara solamente de darme placer, pues no tenía frío y sentía super rico el aire que chocaba contra mi cuerpo desnudo. 

Me senté en un camastro y me quedé ahí boca arriba, comencé a tocarme, a ver cómo el sudor escurría por mi cuerpo. Dejándome empapada y resbalosa. Así, mi mano se fue resbalando hasta quedar en mi entrepierna, disfrutando mis caricias húmedas. 

Mientras me daba placer, por mi cabeza pasaban tantos momentos éroticos con mi actual pareja, con otras parejas, aventuras, relaciones hasta de una sola noche, como si todas se unieran para hacerme sentir placer.

Me masturbaba, pero al mismo tiempo podía escuchar las palabras que me habían dicho, podía incluso sentir el gozo que había sentido en cada relación. Todo esto se unía para hacerme explotar de una manera descomunal, sacando líquido por mi entrepierna, que empaparía todo el camastro y llegaría casi hasta la alberca.

Podía incluso verme a mí misma, como si me hubiera salido de mi cuerpo, me veía jadeando y escurriendo. Cuando pude volver en mí, fue solamente para despertar y sentir mi vulva excesivamente sensible, fui al baño y el sólo el roce del líquido saliendo, me hizo retorcerme. Ese sueño había sido mi mayor orgasmo.

Regresé a la cama con la esperanza de volver a dormir y tal vez sentir aún más. Pero ya no pude, los pensamientos de ese sueño me devoraban, no tuve más remedio que hacer mis cosas. ¿Tú has tenido un sueño así? Espero con ansias leernos la próxima semana. 

¡Les mando todo mi amor! 

 

TUS COMENTARIOS