Aprende a darte placer con juguetes

Aprende a darte placer con juguetes
Pues ellos pensaron en todo eso y sacaron una línea con la que puedes darle la temperatura de hasta 38 grados, casi la misma de tu cuerpo, para que al entrar en contacto contigo se sienta cálido
Helena Danae
20/01/2021 - 14:28

Hola, mis amores, feliz miércoles a todas y todos, les envío la mejor de las vibras. 

Hoy quiero platicarles sobre algo que vi en Instagram: una página estaba anunciando su nueva línea de juguetes sexuales; lo que tienen de novedosos es que vienen con un regulador para la temperatura. En nuestra columna pasada hablábamos sobre los juegos orales con elementos helados, que ayudan a darle un plus al jugueteo. Esa sensación de calor que nos da la lengua, combinada con el frío del helado, es orgásmica. 

Pero ellos pensaron en el siguiente nivel: disfrutar incluso en temporada de frío. Quien tenga amigos plásticos para darse placer, me entenderá. Y es que a veces, la noche es muy fría y darnos amor propio debajo de las sábanas evita que nuestro cuerpo esté expuesto al ambiente helado. 

Pero en cuanto nuestra piel entra en contacto con el material sintético de nuestro juguete es normal que los escalofríos por la temperatura fría nos invadan: el juguete está helado y nuestra piel ya está calientita, así que es un choque a veces desagradable y logra hasta desanimarnos a continuar con ese juego. 

Pues ellos pensaron en todo eso y sacaron una línea con la que puedes darle la temperatura de hasta 38 grados, casi la misma de tu cuerpo, para que al entrar en contacto contigo se sienta cálido. 

Además, un plus sería que también puede sentirse más real; un ejemplo: los dildos cada vez más los hacen con texturas realistas, para que el placer, acompañado de la imaginación, nos transporte a otro mundo. 

En algunos, el material exterior es tan suave como la piel y tiene un punto de rigidez por dentro que hace que se sienta duro, sin lastimar. Yo, sin duda alguna, voy a pedir el mío de la nueva línea con temperatura, para poder experimentar nuevas sensaciones y ya les contaré qué tal me fue. 

Mientras tanto, seguiré haciéndome a la idea de introducirme juguetitos que están fríos, pero solo al inicio, porque después de unos pocos segundos mi entrepierna se encargará de calentarlos y dejarlos listos para poder rozarlos en mi clítoris, sin cambios bruscos de temperatura. 

¿Cuéntame tú con quién probarías estos juguetes? Espero con ansias leernos la próxima semana.

¡Les envío muchos besos llenos de calor!

TUS COMENTARIOS