Amanecí caliente

Helena Danae
26/09/2018 - 10:47

Hola, mis amores, espero que tengan una vibra estupenda y si va mal, recuerden que yo les mando muchísimo amor para que puedan ser felices.

Hoy amanecí feliz porque tuve un sueño húmedo y se los voy a platicar: Venía manejando, escuchando Rammstein, con un vestido color rosa y solo mis pantaletas debajo, sin bra, mientras escuchaba la música empecé a alucinar con el vocalista e imaginarme cómo sería estar una noche con él.

Recordando ese video de “Pussy”, donde se rumoraba que las escenas porno eran reales, en mi sueño pensaba en él, recordaba esa colección de consoladores marca Rammstein en donde uno se veía muy rico, grueso y con cabeza grande ¡así como me gustan! del que también se dijo que era el molde de Till (vocalista de la banda). 

Me remonté a cuando los fui a ver al Hell and Heaven y su espectáculo con fuego me hizo sentir ese calor, que después pasó a lujuria, imaginarlo en mi cuarto, en mi cama o yo en la suya, el lugar daría igual, mientras fuera con él. 

Llegué a mi casa, estacioné el coche y mis pezones duros me pedían una caricia, así que al mirar que ya no había gente por las calles comencé a tocarme, a acariciarlos en círculos y pellizcarlos. Esa expectativa de que algún vecino saliera, mezclada a la música me excitaban mucho más, así que me bajé los calzones y metí la mano bajo el vestido, ya estaba húmeda al pensar en que fuera él quien me lo hacía. 

Comencé a masturbarme con los ojos cerrados, entonces una canción un poco más pesada me hizo reaccionar. Abrí los ojos y en la ventana del vecino estaba un hombre mirándome y descubrí que era Till, lo miré fijamente, subí una pierna al tablero y la otra la puse sobre el volante, para que mi zona íntima quedara apuntando hacia él, lamió su mano y sacó su miembro duro, era justo como el consolador. 

Me volví loca y empecé a masturbarme más duro, él se la estaba jalando, mirándome con esa sonrisa sensual, hice un squirt enorme que manchó todo el parabrisas y mientras escurría todo mi jugo pude ver cómo él había llenado la ventana de su semen y me sonreía como diciendo “bien hecho”. 

Cansada por la posición en la que estaba alzando mis caderas, las dejé caer y me quedé profundamente dormida, Al despertar, miré hacia abajo y ¡vaya! mi cama estaba muy húmeda, no sé si en verdad logré terminar así dormida. 

¡Deseo que nos leamos la próxima semana!

TUS COMENTARIOS