TE CONTAMOS TODO

¿Qué es la ficha roja de la Interpol y por qué lanzó cacería vs Inés Gómez Mont y esposo?

¿Qué es la ficha roja de la Interpol y por qué lanzó cacería vs Inés Gómez Mont y esposo?

(Foto: Captura de pantalla)

Espectáculos 20/10/2021 13:44 Redacción Actualizada 13:45
 

Este martes, la Organización Internacional de Policía Criminal, mejor conocida como Interpol, emitió una ficha roja de búsqueda para la conductora de televisión Inés Gómez Mont y su esposo, el abogado Víctor Manuel Álvarez Puga, por pertenecer a una trama millonaria de malversación de fondos públicos y lavado de dinero.

Desde hace algunas semanas, la Fiscalía General de la República desconoce el paradero de Gómez Mont y Álvarez Puga, luego de que un juez aprobó la orden de búsqueda y captura de la presentadora y su pareja.

Por eso, en EL GRÁFICO te explicamos ¿qué es la ficha roja? y ¿en qué consiste la trama millonaria de malversión de fondos en la que se acusa a la famosa?

La ficha roja, o notificación roja, es una solicitud que realiza dicha agencia internacional de policía para que todas las fuerzas del orden en 190 países ayuden a localizar y detener provisionalmente a una persona en espera de extradición, entrega o alguna acción judicial.

La notificación se activa desde el momento en que una persona acusada de cometer delitos graves como asesinato, abuso sexual de menores, tráfico de personas, fraude, corrupción, venta de drogas, delitos contra el medio ambiente y blanqueo de capitales, se encuentra fugitivo y suponen un serio peligro para la seguridad pública mundial.

Además de que los inculpados están en constante movimiento y suelen viajar a otros países con documentos falsos, huyendo de la justicia.

Ahora, la trama millonaria con la que se benefició Inés Gómez-Mont y su marido se debe a la adjudicación ilegal de contratos públicos por casi tres mil millones de pesos.

Todo comenzó con el despacho de abogados que Víctor Manuel tiene con su hermano Alejandro, Álvarez Puga y Asociados, tras participar en el año 2016 en una estructura financiera de presuntas empresas fantasma a las que les ofrecieron contratos millonarios para la seguridad de prisiones.

Pero dichos servicios nunca se convirtieron en realidad, porque el dinero se desvió a otras compañías, de las que se vieron beneficiados la pareja.

Por eso, la conductora de televisión y su esposo son acusados por los delitos de peculado, delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Comentarios