DESGRACIADAMENTE NO

¿Nos la pela el coronavirus?, el rebelde concierto del Vive Latino que fue el último del 2020

¿Nos la pela el coronavirus?, el rebelde concierto del Vive Latino que fue el último del 2020
El más visionario es el argentino Andrés Calamaro, quien pronostica con nostalgia desde el escenario ‘Palillo’ que no sabe cuándo volverá a subirse
Sergio Flores
02/03/2021 - 15:04

Pese a las severas críticas por no posponerse o de plano cancelarse en definitiva, el festival Vive Latino parece ser el mismo de siempre, esa tarde del 14 de marzo de 2020.

Ese sábado, primer día de actividades de dos, acudirán a la cita 40 mil asistentes al Foro Sol para disfrutar de un menú musical en el que terminarán coronando Guns N' Roses y Zoé, de un lista de más de 70 bandas nacionales y extranjeras.

Un joven asistente se hace viral porque lleva una cartulina con la frase rebelde pero a la postre bastante errónea, que asegura: “NOS LA PELA EL CORONAVIRUS”.

En ese momento, muchos de los presentes no tienen ni la menor idea de que será el último concierto masivo antes de que la industria del entretenimiento se desplome de una manera histórica por el Covid-19.

Sí, a los asistentes se les toma la temperatura en la entrada, hay módulos con gel antibacterial, pero en términos generales es un concierto de la “vieja normalidad” en la que no existe ni la sana distancia, ni los cubrebocas.

Todo lo contrario, grupos de amigos se abrazan, los amorosos besan a sus parejas, los cuerpos brincan rozándose al ritmo de ‘Welcome To The Jungle’, se comparte del mismo vaso de cerveza.

El más visionario es el argentino Andrés Calamaro, quien pronostica con nostalgia desde el escenario ‘Palillo’ que no sabe cuándo volverá a subirse a un escenario.

Y es visionario porque en ese momento en México no se llegan ni a los 50 casos registrados de contagio (el festival dará un saldo blanco), si bien hubo algunos actos cancelados como los españoles Enrique Bunbury y Fangoria, que no pudieron salir de su país por la pandemia.

La edición 21 del Vive Latino se vuelve simbólica. Es el último gran festival de México antes de la implementación forzada de los streaming y los auto conciertos, los cuales avanzan hasta el momento de manera lenta, y no terminan de conquistar al público.

La música, el cine, el teatro y demás expresiones artísticas que generan reuniones, entrarán en una picada sin precedentes y sin retornos. Es así que ese fin de semana de Vive Latino se queda en la memoria colectiva como un parteaguas en los espectáculos del país, y no, por desgracia el coronavirus no nos la peló.

 

TUS COMENTARIOS