¡Ojo si te faltan lágrimas!

Vida 29/07/2016 09:10 Silvia Ojanguren Actualizada 09:10
 

Millones de personas padecen ojo seco, enfermedad lenta y progresiva que deteriora la producción y evaporación de la lágrima, lo que causa problemas para manejar de noche, leer, trabajar en la computadora y ver televisión.

Fuentes de la Academia Americana de Oftalmología indican que este mal se da cuando la gente no tiene la cantidad y calidad de lágrima para lubricar el ojo, específicamente la córnea, lo cual puede provocar infecciones y nublar la visión.

Causas

Expertos nos cuentan que la película lagrimal está formada por tres capas: lipídica, acuosa y mucinosa, encargadas de proteger, reducir evaporación, limpiar el ojo, eliminar irritantes y humectar adecuadamente.

Es un problema que se sufre más con la edad y se estima que 3.2 millones de mujeres y 1.68 millones de hombres mayores de 50 años presentan síntomas del padecimiento.

Entre las causas del ojo seco destacan la edad, reemplazo hormonal estrogénico, antihistamínicos, radioterapia, deficiencia de vitamina A y hepatitis C, dice Alejandro Navas, médico en el Departamento de Córnea y Cirugía Refractiva del Instituto de Oftalmología Conde de Valenciana.

Otros factores de riesgo con moderada evidencia, menciona, son diabetes mellitus, VIH, quimioterapia sistémica y disfunción ovárica, entre otros.

Ojos a la vela…

La enfermedad de ojo seco con frecuencia constituye un reto de diagnóstico. “Identificar el padecimiento conlleva a la revisión de párpados, frecuencia de parpadeo, cantidad y calidad de la producción de lágrima, medir la altura del menisco lagrimal inferior, sensibilidad corneal y evaluación de las estructuras oculares. “Además, es importante aplicar un método de contraste para evaluar el desarrollo de la enfermedad. En algunos casos es necesario realizar pruebas para determinar la cantidad y calidad de la película lagrimal.

“Una persona realiza aproximadamente de 15 a 20 parpadeos por minuto; cuando la vista se expone a un aparato electrónico, la cifra puede descender a la mitad o incluso a una menor cantidad, provocando resequedad en la córnea”, señala.

Síntomas

El padecimiento es considerado como una enfermedad multifactorial, con malestar, alteraciones visuales e inestabilidad de la película lagrimal, lo que promueve inflamación de la superficie ocular.

Es una enfermedad no exclusiva de adultos, este mal también puede afectar a niños y adolescentes, quienes pueden llegar a percibir sensación de dolor, irritación, visión borrosa, ojos llorosos y aumento de sensibilidad a la luz.

Tratamiento

El padecimiento no puede ser erradicado en su totalidad, sin embargo, es posible emplear tratamientos acorde a las necesidades de cada paciente para mantener la lubricación de los ojos.

Otros tratamientos, como el bloqueo de los conductos lagrimales y medicamentos antiinflamatorios de la superficie ocular, suelen ser requeridos cuando el ojo seco se encuentra en una etapa avanzada. 

Añadir lubricantes oculares suele ser recomendado para la mayoría de los pacientes.

Comentarios