Aguas con las bacterias

Quienes padecen infecciones por Helicobacter pylori es necesario cuidar su alimentación
Silvia Ojanguren
07/02/2017 - 05:00

Las víctimas del  Helicobacter pylori deben revisar su dieta diaria, ya que hay alimentos que es mejor evitar para no agravar los síntomas, señala  Aldo Torre, gastroenterólogo del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán. 

Las comidas grasas son un peligro porque retrasan el vaciado del estómago, lo que aumenta el riesgo de dolor de la gastritis e inflamación.  

 

Buena dieta. Una dieta equilibrada  es buena para minimizar los síntomas del Helicobacter pylori. En el menú se pueden incluir frutas que contengan flavonoides como arándanos, manzanas, naranjas, fresas, uvas rojas y cerezas; verduras como la alcachofa, brócoli y espinaca, las cuales son ricas en fibra y poderosos antioxidantes.  

Se puede poner en la mesa ajo, apio y cebolla, así como granos enteros como la avena, cebada y arroz integral. 

Para orientar a la gente sobre la buena alimentación,  la empresa Medix  ofrece   capacitación contínua  a especialistas en males  gastrointestinales, además de crear conciencia de una buena alimentación. 

 

Los focos de peligro. El gastroenterólogo dice que el contagio del Helicobacter pylori todavía no es del todo conocido, pero “sabemos que la transmisión puede ocurrir de una persona contaminada a otra  sana. Los seres humanos parecen ser el reservorio (depósito) principal de la bacteria”. 

El agua contaminada suele ser una fuente de bacterias, ya que el Helicobacter pylori permanece en ella varios días.  

Cuando un miembro de la familia se infecta, el riesgo de transmisión para hijos y cónyuge es altísimo. Es común incluso en casas con buenas condiciones de higiene, lo que deja en duda si la transmisión ocurre siempre por vía fecal/oral. 

La transmisión por saliva no está comprobada. El Helicobacter pylori puede ser encontrado en la boca, principalmente en las placas dentarias, pero su concentración parece ser muy baja para que haya transmisión.  

 

Buena dieta. El gastroenterólogo dice que es importante la dieta de alimentos como leche (semidesnatada), yogurt, carne y pescado; queso bajo en grasa, aceite de oliva extra virgen, jugos de fruta (salvo la muy ácida), plátanos (mejora digestión) y verduras (alcachofas, por ejemplo). 

Aunque  hay que evitar frutas cítricas como  limones, mandarinas, naranja, frutos secos o tomates. 

“Es de tener en cuenta comer despacio, ya que masticar bien los alimentos es lo que realmente ayuda a la digestión”, añade el especialista. 

 

TUS COMENTARIOS