Te inspiran a comer más

Vida 05/09/2016 05:00 Silvia Ojanguren Actualizada 05:04
 

Es posible que ni siquiera se piense en que el menú y la talla de quienes sirven en un restaurante tiene que ver con elegir alimentos que engordan, pero hay estudios que señalan que son cosas determinantes ante las que hay que tener cuidado.

El caso es que un equipo de investigadores de la Universidad Duke (Estados Unidos), dirigidos por la doctora Aliza Lifshitz estudió sobre el asunto y evaluó la forma en que afecta la decisión que tomamos por lo que se ofrece en el menú y uno más sobre cómo influye el peso de quien nos atiende.

El peso de las cosas. La universidad puso bajo la lupa a 183 estudiantes voluntarios y encontró que cuando el menú incluye opciones saludables, los comensales tienden a elegir platillos más altos en calorías y menos nutritivos.

Esto, dice Aliza Lifshitz, debido al factor “cumplimiento indirecto del objetivo”, según el cual si incluye un plato vegetariano esto podría crear la falsa idea que todos los platillos son saludables, dando “licencia” de ordenar platillos más altos en calorías.

Cuando el mesero tiene sobrepeso o es obeso, indica, se estimula en quienes están a dieta a elegir inconscientemente platos más altos en calorías.

Pero, las personas que no están a dieta tienden a comer más si los atiende una persona delgada. Los investigadores opinan que esto puede deberse a una identificación personal con la forma física de quien nos sirve la comida.

Buenas maneras. La doctora Aliza Lifshitz dice que hay cosas que se pueden hacer para evitar pedir lo que engorda en el restaurante:

Evita la tentación de comerte todo el pan y no le pongas la mantequilla.

Si pides entrada selecciona algo ligero: frutas o vegetales, o consomé, en lugar de algo pesado o salado, como sopa cremosa. 

Cuando el menú indica “en escabeche”, “encurtido”, “curado”, “ahumado”, “salsa de soya” y “caldo”, por lo general el platillo contiene mucho sodio.

Selecciona otra cosa, o come solamente una pequeña porción. Hay que pedir algo con poca sal, siempre le puedes agregar un poco más.

El pollo y carne magros son la opción, si no se encuentran en el menú quita la grasa adicional. Al pollo quítale la piel y a la carne de res los gorditos.

Considera elegir pescado. Si vas a comer ensalada, pide el aderezo a un lado y asegúrate de que sea bajo en grasa.Cocinados al vapor, a la parrilla, horneados o salteados. Evita los platillos fritos. 

 

Comentarios