Aprende a dormir bien

Vida 03/11/2016 05:00 Silvia Ojanguren Actualizada 05:00
 

Con la edad se pierde el sueño, suele decirse, y en algunos casos es cierto, como que muchos jóvenes y niños de 13 a 18 años tienen malos hábitos para dormir, se acuestan tarde, ven demasiada  televisión, tienen largas jornadas de videojuegos, tablets y celulares.  

Todo esto afecta  y hay que aplicar medidas de higiene de sueño y evitar consecuencias como cansancio, poca concentración que causa dificultades en la escuela o en el trabajo, ya que el rendimiento baja notablemente, alerta la doctora Jacqueline Cortés, del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la UNAM. 

Mal dormir juvenil. La Academia Americana de Medicina del Sueño indica que la principal causa de insomnio adolescente es la inadecuada higiene del sueño y afecta al 2% de adolescentes y adultos jóvenes.  

Sólo 0.7% de los adolescentes tienen insomnio idiopático, que no tiene causa conocida.  

Felices sueños. Cuando no se duermen las horas necesarias, hay consecuencias, como dificultad para levantarse, cansancio, somnolencia, dolor de cabeza, bajo rendimiento físico, irritabilidad, mal humor, depresión, hipersensibilidad y bajo rendimiento escolar, menos capacidad para concentrarse y crear. 

En este campo es importante la melatonina, sustancia que prepara al cuerpo para dormir y que determina el ciclo sueño-vigilia, regula y controla el reloj biológico, estimula el sistema inmune y protege el sistema nervioso central.  

 Actividades nocivas

 Ver celulares, ipads,  televisión, pantallas o algún dispositivo que emita luz, antes de ir a dormir. La luz estimula la vigilia y los mantienen despiertos.  

 Cenar muy pesado en la noche. 

 Llevar todo a la cama, leer, ver la tele, jugar; la cama se usa para todo menos para dormir.  

 Tomar bebidas energizantes, como café o refresco con cola o cafeína. 

 No es recomendable escuchar música estridente, puede evitar que se  llegue a estados profundos del sueño. 

 Llevar  la tarea a la cama o estudiar, “ni se aprende, ni se estudia,  ni se descansa”. 

 Cambiar horarios de dormir los fines de semana o en vacaciones.  

 

Comentarios