Es un gordo problema

Vida 02/02/2018 05:18 Silvia Ojanguren Actualizada 05:20
 

La obesidad es una enfermedad compleja y no solo tiene que ver con lo qué se come y las cantidades, científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) dicen que tiene circuitos neuronales y que el organismo desarrolla tolerancia y se deja de perder peso.

Estos mecanismos son importantes, “de ellos depende la supervivencia del organismo, dice Ranier Gutiérrez Mendoza del Departamento de Farmacología del, del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Mecánica de los kilos.

“Tenemos que invertir en el desarrollo de conocimientos a nivel de ciencia básica para entender por qué un grupo de neuronas te hacen comer aunque no tengas hambre, para desarrollar fármacos más potentes y selectivos, y que faciliten que la persona pueda dejar de comer”.

El hombre de ciencia advierte que aún falta mucho para entender por qué es tan difícil mantener peso o perder los kilos de más.

Pruebas de fondo. El doctor Ranier Gutiérrez Mendoza, jefe del Laboratorio de Neurobiología del Apetito del CINVESTAV, investiga los circuitos neuronales que regulan el consumo excesivo de alimentos altamente atractivos para los humanos; desde los procesos de percepción del sabor dulce hasta el control neuronal del apetito.

El Laboratorio de Neurobiología del Apetito ha sido pionero en usar tecnologías de frontera para medir y manipular a la actividad de las neuronas mientras los animales, en libre movimiento, comen alimentos agradables al paladar.

“Con estos estudios, estamos tratando de entender cómo estos supresores del apetito actúan sobre las neuronas del núcleo accumbens, y si lo hacen de manera selectiva o no y así, en un futuro podríamos esperar el desarrollo de fármacos más potentes.

“Por ejemplo, si tenemos un supresor que afecta a diversos circuitos neuronales involucrados no solo en la alimentación, sino también en funciones motoras, o del sueño, la idea es que en un futuro se podrían diseñar nuevos tratamientos que sólo afecten a las neuronas relacionadas a la alimentación”.

En un estudio con los medicamentos, realizado con medix, empresa farmacéutica mexicana que impulsa la investigación para combatir el sobrepeso y obesidad, dice:

“Se vio que dichos medicamentos modulan la actividad del centro de recompensa del cerebro, es decir el núcleo acumbens, en el que sus mecanismos de acción generan locomoción y suprimen el apetito a través de la liberación de dopamina y la inhibición de la actividad neuronal de esta región del cerebro”.

Comentarios