Goleadores primerizos

02/01/2014 05:00 Antonio Esquivel Bernal Actualizada 15:34
 

Cuando un delantero extranjero llega al futbol mexicano tiene como único objetivo hacer racimos de anotaciones, pero varios de ellos tardan seis meses o un año para adaptarse y dar frutos, por eso en los 35 torneos cortos sólo en siete ocasiones estos jugadores han logrado ganar el título de goleo individual en su primera justa.
El paraguayo Pablo Velázquez, artillero del Toluca, es uno de esos fenómenos del futbol nacional y en el torneo Apertura 2013 logró ser el máximo goleador en su certamen de debut al lograr una docena de tantos, uno más que Mauro Boselli del León.

ESPAÑA FUE PRIMERO

El primer jugador que apuntó su nombre en esta lista fue el español Carlos Muñoz, quien en sus primeros seis meses con la playera del Puebla se convirtió en el máximo romperredes en el Invierno 96.
El 2004 fue un año que catapultó a los Pumas a las páginas de la historia del futbol nacional al convertirse en el único bicampeón en torneos cortos de manera grupal y en una de esas justas contó con el máximo verdugo de guardametas en lo individual.
El Clausura 2004 tuvo un título de goleo compartido entre Andrés Silvera de Tigres y Bruno Marioni del conjunto de El Pedregal con 16 tantos. Lo curioso con el jugador de los felinos capitalinos lo hizo en su primer certamen.
Tuvieron que pasar seis años para que este fenómeno volviera a repetirse y lo lograron dos jugadores de equipos que no fueron protagonistas en la Liguilla de ese año.
El primero, es Johan Fano, quien llegó de último momento al Atlante y con sólo diez dianas en su casillero individual compartió el título de mejor verdugo del Bicentenario 2010, Hérculez Gómez,  quien también en su primer torneo con el Puebla logró ceñirse la corona. La tercia de ganadores la completó Javier Chicharito Hernández, que estaba muy cerca de emigrar a Inglaterra, pues sería traspasado a los  Red Devils del Manchester United.

MÁS DE SUDAMÉRICA

El siguiente caso es el de Iván Alonso, jugador que llegó al Toluca en el Apertura 2011,  de inmediato se puso a trabajar y en ese misma justa salió campeón de los artilleros.  Además, seis meses más tarde junto con el recién fallecido, Christian Benítez, volvió a ser el mejor cazador de balones con 14 tantos.
Los Potros de Hierro volvieron a tener a un jugador que sólo duro un torneo en sus filas, pero que salió como el máximo goleador. El paraguayo Esteban Paredes, (hoy en Gallos Blancos) ganó la distinción en el Apertura 2012 junto con Chucho Benítez.

RETORNOS EXITOSOS

En el balompié nacional ha habido varios jugadores extranjeros que luego de una temporada en México deciden irse a otro país, pero por azahares del destino regresan a la hoy conocida Liga MX y en su primer torneo de retorno son campeones de goleo.
Sebastián Abreu es un claro ejemplo de esto, pues luego de estar en Tecos decidió volver a Sudamérica y Cruz Azul lo contrató para el Verano 2002 donde salió campeón con 19 tantos en su primera campaña como delantero celeste.
El Loco no lo hizo una, sino dos veces, pues con los celestes sólo estuvo un año y se volvió a ir al extranjero, pero para el Apertura 2005 regresó a Sinaloa, con los Dorados, y en una temporada histórica salió como líder del certamen  junto con Walter Gaitán de Tigres, Matías Vuoso de Santos y Kleber Boas de América con once tantos.

ROJO Y AZUL

En el Toluca se dieron dos casos similares. El primero fue Bruno Marioni, quien en su campaña de retorno al futbol mexicano hizo 15 goles en el Apertura 2006. El segundo, fue Héctor Mancilla, hombre quien en su primera temporada vestido de Diablo Rojo logró 13 tantos y fue el mejor cazador de balones.
El último caso fue el de Emanuel Villa, jugador argentino que luego de jugar con Tecos se fue a Inglaterra y a su regreso en el Apertura 2009 fue campeón de los artilleros con La Máquina de Cruz Azul, al conseguir 17 pepinos.

Temas Relacionados
futbol goleadores torneos cortos

Comentarios