Cómo elegir sexólogo

Es fundamental definir qué tipo de problema se tiene para buscar la especialidad en el médico
Cecilia Rosillo
30/11/2017 - 05:18

La sofisticación de las sociedades actuales ha hecho que, en la rama de la medicina y la salud, los expertos estén de tal manera especializados que ahora también podemos encontrar sexólogos a la medida de nuestras necesidades.

Y es que gracias a que el estudio de la sexualidad humana ha crecido considerablemente, nos podemos encontrar con sexólogos que tienen o bien una segunda carrera que se combina con la sexología, o que se han especializado en ciertas áreas de conducta sexual humana, logrando abarcar de manera más exacta ciertos problemas sexuales que antes se trataban a un nivel más general.

La mayoría de los sexólogos suelen ser médicos (urólogos, médicos generales y cirujanos, ginecólogos) o bien psicólogos o psiquiatras, pero también los hay comunicólogos, sociólogos, antropólogos, maestros, biólogos y hasta politólogos y abogados.

De forma tal, que si el sexólogo además es psicólogo, su perfil será ideal para llevar a cabo terapia sexológica y de pareja. Pero si el sexólogo tiene la carrera de medicina (cualquier área de ella) o es enfermero, estará más capacitado para comprender los aspectos biológicos de la sexualidad, mientras los profesionales de otras ramas no estarán capacitados para, por ejemplo, diagnosticar una ITS o prescirbir medicamentos y solicitar exámenes de laboratorio.

Por ejemplo, los sexólogos que tienen carreras más humanistas como los sociólogos, antropólogo, politólogos o abogados su punto fuerte será la  comprensión social de los sexos y la comprensión de los fenómenos sociales expresado en la sexualidad humana.

Sin embargo, pese a que todos ellos están capacitados para atender los problemas sexuales de las personas de manera general, habrá cosas que requieran ser vistas o tratadas en conjunto con otras disciplinas, como las enfermedades de transmisión sexual, las disfunciones sexuales de origen biológico o físico o bien la superación de traumas derivados de violaciones, abusos o acosos sexuales.

Entre las especialidades con las que cuenta la sexología están: Educación sexual, diversidad sexual, disfunciones sexuales, terapia sexual, reproducción y anticoncepción humana, psicoterapia sexual, salud sexual, sexualidad infantil, sexología clínica. 

Así hay dos cosas fundamentales a tomar en cuenta para elegir al sexólogo que necesitamos: 

1.- Qué tipo de problema sexual se padece.

2.- Qué tipo de sexólogo atiende ese tipo de problema.

Por ejemplo, los problemas sobre cómo decidir nuestra vida reproductiva los podemos tratar con un sexólogo experto en reproducción o con especialidad médica; los problemas de desempeño sexual o los derivados de violencia se pueden resolver más certeramente con un sexólogo que también sea o psicólogo o psiquiatra; los de disfunción sexual con aquellos que además son médicos (urólogos por ejemplo) las dudas sobre nuestra identidad sexual (ser o no homosexual, lesbiana etc) con expertos en diversidad sexual.

Los educadores sexuales son de mucha ayuda con problemas de información sobre sexualidad en general; preocupaciones sobre los primeros encuentros sexuales; el uso de anticonceptivos; posturas sexuales y sus beneficios; responsabilidad sexual, además de prevención de enfermedades y violencia.

TUS COMENTARIOS