La otra marcha

Sexo 16/09/2016 05:00 Raúl Piña Actualizada 05:02
 

En días recientes, dos jovencitos se convirtieron en motivo de muchos comentarios agresivos, debido a que sus videos en el internet se hicieron virales.  Ellos son Donovan Castillo, patinador artístico en hielo y Kevin Love (así se hace llamar en las redes sociales).

Kevin fue bautizado en las redes como #LadyLushona, y todo porque marchó en Nogales, Sonora,  en  favor de los derechos de los niños a tener una familia "natural" de padre y madre, lo que no hubiese tenido ninguna relevencia entre las muchas marchas que hubo en 19 estados del país y que eran apoyadas por organizaciones religiosas, que rechazan de manera contundente el matrimonio igualitario, la adopción de niños por parejas gays, la ideología de género en las escuelas y la defensa de la familia como modelo tradicional. 

¿Qué tiene que ver que Kevin Love haya marchado con ellos?  Bueno, el joven, según apreciación de muchos homosexuales,  es evidentemente gay.

Tiene la ceja depilada, habla con voz afeminada y lanza un gritito de “yeiiiii”,  después de hablar brevemente en  favor de los niños.  

Donovan Castillo, (16 años) representó a México en el Junior Grand Prix de patinaje en Japón.   Su rutina se volvió viral en las redes porque ejecutó una canción de Juan Gabriel, “Hasta que te conocí”,  donde hace un homenaje al Divo de Juárez, incluso, en sus movimientos "afeminados".  

Es increíble y vergonzoso leer todos los comentarios homofóbicos en contra de estos dos muchachos.  Pero no, no vienen de los grupos conservadores, radicales, oscurantistas y/o medievales. ¡No!   Vienen desde la misma comunidad gay.  No de toda, pero ¡caray!  Han inundado Facebook, Twitter, Instagram, Whatsapp y todo aquello que les dé alcance y espacio para insultarlos.

Donovan:  "Tan chiquita y tan pasiva",  "ya se la traga",  "bien jota ella como la Juanga, hasta se parecen",  "perrilla, desde chiquilla".  El deportista envió un mensaje en Twitter diciendo: "No soy gay, aunque tengo amigos muy queridos en la comunidad LGBT y los quiero y respeto mucho".

¿Y si fuera gay... qué? Hay que admirar su arte, su estilo, su esfuerzo, su dedicación, el lugar que puso a México (12) por primera vez en esa disciplina. Pero no, es más sencillo denostar.

Kevin: #LadyLushona por todas las que son jotas, pasivas pero a la vez lushonas, como cuando eres lushona, pendejona, jotona y aparte posona.  #LadyLushona Católica apostólica y romana y le gusta la banana.

 Esto no es más que una prueba del machismo y homofobia dentro de nuestra misma comunidad.  Esto es lo que nos debilita y nunca, nunca nos va a dejar avanzar contra esos que se oponen a nuestros derechos.  No tenemos fuerza frente a ellos, porque nosotros mismos nos descuartizamos y nos hacemos menos.

Por eso es que  ellos logran juntar a 250 mil en Jalisco, otros más en Querétaro, y otros en Guanajuato, etc.  

Nosotros  somos muchos, pero no tenemos el sentido de solidaridad y apoyo como grupo.  Hubo muchos en el colectivo LGBT que se alzaron y organizaron la marcha en  favor del estado laico. Pero no eran 250 mil. Lamentablemente. Los más, estaban en sus tabletas y celulares, ofendiendo a Donovan y a Kevin, porque se ven "maricas". Eso  es lo que yo llamo, la marcha en contra, pero de nosotros mismos.

Mención aparte merece un niño de 12 años que en la Marcha por la Familia Natural en Celaya, el 10 de septiembre, abrió sus brazos a media calle para intentar detener a los manifestantes. 

"Tengo un tío gay y no me gusta que lo odien". Ojalá muchos tuviéramos el valor de este jovencito. Ovación de pie.

[email protected]

Comentarios