Cómo llevarte mejor con tu ex

Vida 08/11/2016 05:00 Víctor Jiménez Actualizada 05:05
 

La vida es mucho más sencilla cuando te llevas bien con tu ex después de un divorcio o una separación. Hay menos estrés, y menos preocupaciones. Pero tener una relación cordial con tu ex no se da de forma gratuita. Requiere tanto trabajo y esfuerzo como el matrimonio o la vida en pareja. Sobre todo cuando hay hijos de por medio.

Buenas razones para cuidar la relación con tu ex.  El bienestar de tus hijos depende, en cierta medida, del bienestar de él/ella. En la medida en que la relación entre tú y tu ex sea afable, los niños vivirán un ambiente de tranquilidad y seguridad invaluable. Piensa que el esfuerzo que, idealmente, hacen los dos es un gran regalo para sus hijos.

 Entre más recuerdes que una buena relación con tu ex es mejor para los niños, más fácil te será colaborar para conseguir el objetivo que ambos se plantearon cuando decidieron tener hijos: darles lo mejor y asegurarse de que crezcan en el mejor ambiente posible, libre de estrés.

Tus hijos no merecen quedar atrapados entre dos bandos en pugna. O peor aun, tener que elegir entre uno y otro. No expongas a los pequeños a más sufrimiento del que ya involucra el divorcio de sus padres.

Hazlo por el bien de los hijos. Deja atrás el pasado. Para tener una buena relación con tu ex es esencial entender que lo sucedido entre ustedes ya no forma parte de tu vida presente, ya no importa. 

Resuelve los resentimientos de una vez por todas, pues éstos te impiden dialogar, negociar y acordar, acciones necesarias en una buena relación. Agota el enojo y dolor acumulados a lo largo de los años.

 Decide cuánta energía más quieres invertir para quedar [email protected] y [email protected] por lo sufrido. Debes hacer esto para abandonar el deseo de que sufra, la sed de venganza producto del resentimiento.

Admite tu responsabilidad. ¿Cómo contribuiste para que la relación no funcionara? Para bailar tango se necesitan dos. Y este es el caso. Difícilmente uno solo carga con toda la responsabilidad por el fracaso en la pareja. Acepta tu contribución al conflicto y a la separación.

Brinda y pide respeto. Considera sus opiniones y pide que tome en cuenta las tuyas. No permitas que te desacredite, te trate con crueldad o ignore tus deseos. Sé tan amable como lo serías con cualquier otra persona. Hablarle en un tono ofensivo puede sentirse bien en el momento, pero no ayuda a su relación y comunicación. Mucho menos contribuye al bienestar de tus hijos.

Evita ponerte a la defensiva. Puede no ser fácil, sobre todo si tu ex tiende a criticar tus acciones o a cuestionar tus decisiones. Pero desconfiar siempre te impide escuchar argumentos válidos e ideas útiles. 

Mantén una distancia sana. Ser amable y [email protected] puede enviar el mensaje equivocado. Deja en claro que se trata sólo de tener una relación cordial por el bien de los hijos.

Cuida la comunicación. Ésta debe ser clara y directa, y enfocada en los hijos y lo mejor para ellos, no en la causa de la separación o en las peleas pasadas. Puede ayudar si aprendes a escuchar y a expresarte con respeto; a decir “gracias” y “por favor”; a sugerir en lugar de imponer; a aceptar las equivocaciones y a pedir disculpas.

Sígueme en:

 facebook.com/vjimenez67

Comentarios