Le están saliendo los dientes a mi bebé

La dentición puede ocasionar que nuestro pequeño esté algo irritable o inquieto
18/09/2016 - 10:57

Por: Irma Gallo

Cuando uno tiene un bebé, papás y mamás, y sobre todo si es el primero (en mi caso fue la única), tenemos la tentación de correr al pediatra, o si tuvimos la suerte de que nos tocara uno muy paciente, llamarlo hasta altas horas de la madrugada, en cuanto notamos algo que no encaja.

Por ejemplo, que llora, que está inquieto o que no quiere comer. Entonces, tendemos a pensar que algo muy grave está sucediendo y queremos voltear el mundo al revés, cuando a la mejor sólo está atravesando por algún proceso de su desarrollo completamente normal.

Por ello, hoy elegí hablar de los síntomas de la dentición, que es uno de estos procesos que causan algunas molestias que nosotros, papás primerizos, podemos confundir con enfermedades.

¿Qué síntomas puede presentar?

-Si tu bebé tiene siete meses o más y presenta varios de estos síntomas al mismo tiempo, seguro es porque está empezando su proceso de dentición:

-Saliva con intensidad.

-No quiere comer.

-Tiene las encías inflamadas.

-Se talla la cara.

-Quiere morder todo lo que se le pone enfrente.

-Está irritable, inquieto.

-No duerme bien.

-Pero, ¡cuidado! Aunque es vox populi que la fiebre y la diarrea son síntomas de la dentición, esto no está comprobado científicamente, y como bien sabemos, los bebés se pueden deshidratar muy rápido con la diarrea. Así que si presenta una temperatura de más de 38.3 grados centígrados, corre al pediatra. Con mayor razón si está acompañada de diarrea y/o vómito.

¿Qué hacer para aliviar los síntomas?

-En el mercado hay muchos productos en gel y/o crema para aliviar el dolor por la dentición que pueden resultar útiles. Sólo tengan cuidado en revisar los componentes de la fórmula, ya que la Agencia Estadounidense de Alimentos y Fármacos (FDA por sus siglas en inglés) no recomienda el uso de la benzocaína en menores de dos años.

-Si el bebé tiene seis meses o más, el ibupofreno puede ser una opción para aliviar el dolor y disminuir la inflamación, aunque yo les aconsejo que lo consulten con su pediatra para evitar cualquier problema con el estómago.

-Si prefieren los remedios más naturales, metan sus chupones o mordederas de hule al refrigerador hasta que estén fríos, pero no congelados, pues le pueden quemar la encía, y dénselos para que los muerdan.

-También pueden intentar darle masajes suaves a la encía con el dedo índice bien limpio.

De regalo

Si tu correo es de los tres primeros en llegar a [email protected] y nos dices qué temas te parecería importante que tocáramos en esta columna, ya ganaste un ejemplar de ‘En busca del puercoespín mágico’, cortesía de El Gráfico y Alfaguara. Apúrate porque sólo hay tres.

TUS COMENTARIOS