Termina a balazos trío amoroso

La roja 08/09/2016 05:00 Arturo Ortiz Mayén Actualizada 05:00
 

Quince años después de haberse convertido en homicida Edgar Rafael Montoya Arteaga, "El Alemán" fue sentenciado. De los 31 años y tres meses de prisión que le impuso el juez, ya lleva casi la mitad tras las rejas. 

La mañana del 28 de octubre del 2001 la vida de El Alemán cambió. Ese día, Silvia, una mujer a la que conoció semanas antes y con la que aparentemente sostenía una relación sentimental, acudió a buscarlo a su casa en la colonia Pensil, delegación Miguel Hidalgo.

Ella estaba en el asiento del piloto de un automóvil Ford Focus del año. El Alemán, estaba de pie reclinado sobre la ventanilla del auto.

Eran aproximadamente las 11 de la mañana en la calle Lago Ammer cuando la charla improvisada frente a la casa marcada con el número 5 fue interrumpida de manera abrupta.

A bordo de un taxi ecológico llegó José del Refugio Rivera Contreras, ex pareja sentimental de Silvia, a la que no se resignaba a dejar. Bajó colérico y avanzó hacia el Focus. 

Apenas lo vio, El Alemán corrió hacia el interior de su casa. José del Refugio, no intentó ir tras él, dirigió su enojo contra Silvia.

—¡Hija de la chingada qué vienes a hacer!, gritó.

—¡Cálmate!, respondió ella.

—¡Orita vas a ver hija de la chingada, me las vas a pagar!

Antes de que él lograra meter las manos por la ventanilla para quitarle las llaves Silvia subió los cristales. Su furia creció y entonces pateó la puerta trasera del coche.

Paralizada, Silvia tardó para poner en marcha el automóvil. Cuando ya lo había hecho escuchó un disparo y al voltear vio que su ex pareja, quien ya iba de regreso al taxi en el que llegó, cayó al suelo.

En ese momento apagó de nueva cuenta el coche y bajó. Alcanzó a ver que desde la azotea de su casa, El Alemán empuñaba un pistola.

No alcanzó a decirle algo, antes de que le pidiera que bajara el arma, Montoya Arteaga disparó en otras tres ocasiones. Los proyectiles se alojaron en el cuerpo de José del Refugio quien ya no se incorporó. Silvia corrió hacia él.

El taxista, quien no había bajado del coche de alquiler se atrincheró ahí y El Alemán salió corriendo de su casa aprovechando el momento para escapar. 

Antes de que llegaran los paramédicos, José del Refugio murió. 

Silvia, quien presenció el crimen fue la testigo principal ante la Procuraduría capitalina. 

Durante dos años, Edgar Rafael Montoya escapó de la justicia. En el 2003 fue detenido e ingresado al reclusorio Oriente donde su proceso, de tipo ordinario, se alargó durante más de 10 años. 

El pasado 24 de agosto, el juez 53 penal con sede en el Reclusorio Oriente le dictó finalmente sentencia de 31 años y tres meses de prisión. 

Comentarios