¡Chileatole, bebida de los dioses!

Al día 21/04/2017 06:19 Javier Ramírez Actualizada 06:20
 

En Xochimilco se ofrenda una bebida prehispánica que no sólo es para los dioses. A orillas del Mercado de las Flores, uno de los más emblemáticos de la zona, este brebaje ancestral que Juan González prepara, deja con ganas de más a todos, mortales, amateurs y conocedores.

'Elotes Queta' es el nombre del lugar en donde las recetas tradicionales cobran vida para llegar a tu paladar. La receta surgió del amor, como un regalo que doña Enriqueta le dio a su marido don Juan, hace 48 años.

El chileatole es un preparado a base de maíz, pero con granos de elote, epazote, chiles verdes y sal, y que puede ser preparado al gusto con limón y más chile.

Aunque la receta es tradicional de Oaxaca, Puebla, Michoacán y Veracruz, son contados los sitios donde puedes encontrar esta especie de atole que está pensado con la cantidad exacta de agua y maíz para no quedar ni espeso, ni líquido.

El talento de don Juan al preparar el chileatole comienza desde la selección de los elotes tiernos, que pela y hierve junto con el resto de las especias. Después de añadir el amor y la dedicación a la olla, mezcla el chileatole hasta llegar al punto de sabor que todos los clientes vienen desde hace años a buscar.

La clave está en el sazón de esas manos trabajadoras que de generación en generación, la tercera y contando, han recibido, valorado y mantenido vida la tradición al momento de ofrecer el elote y sus derivados.

Al fondo de este puesto, doña Enriqueta bate la masa en una tina azul, para rellenar las hojas verdes de maíz con la mezcla y colocarlas al vapor a la manera de la preparación del tamal. De esta forma los clientes llegan uno a uno a pedir el chileatole para después prepararlos al gusto.

Además de este atole, hay esquites y elotes, atole dulce y gorditas de maíz, conocidas como tlaxcales.

"Elotes se venden en cada esquina, lo que tiene este puesto es que se vende por su sabor", afirma don Juan, mientras pela una mazorca antes de dorarla a la parrilla.

A su lado, dos de sus nietos lo miran y escuchan atentamente mientras habla y cocina. Ellos forman parte de la quinta generación que mantendrá viva la preparación distinguida del atole salado y picosito.

¿DÓNDE?

Visítalos en el barrio del Rosario, sobre la calle 16 de septiembre, entre Nezahualcóyotl y Madero, en el número 16 del Mercado de Flores 377, ubicado en la delegación Xochimilco. Horario: de 08:00 a 20:00 horas todos los días.

Comentarios