¡A probar tamales exóticos!

Hay de pastor, cochinital pibil, crema con chipotle y hasta barbecue ¡son una delicia!
Javier Ramírez
04/08/2017 - 10:33

Don Fernando Rosales Sánchez destapa aquella olla metálica para dos cosas: mostrar de qué tamales tiene hoy, si es que un sabor nuevo llegó a la familia, y para demostrar que ya nada más le quedan 'de éstos', pues siempre se le acaban.

Así es la historia de todos los días de este cocinero de corazón, quien encontró dentro de un tamal una de sus mejores experiencias culinarias.

Para él no existen límites: sabor que se le ocurre, sabor que se inventa sobre la estufa, y toma forma dentro de una hoja de maíz.

Uno llega a ese lugar, a esa banqueta, conquistado por el olor que arrastra ese vapor suave, y al llegar confirma que en efecto se trata de un punto de delicia, pero de esa que es extravagante.

Hay tantos que uno no se decide a escoger pronto cuál va a pedir: de pastor, cochinita pibil, crema con chipotle, barbecue y mostaza. También de champiñones con verdolagas, con crema y morita.

Aquí no se discrimina nada, pues pueden encontrarse los tradicionales de mole, salsa verde y rajas. En otra cacerola se lucen los de dulce, y hay de fresa, piña, chocolate y guayaba.

Cualquier persona puede hacer un tamal, pero el cariño y la entrega, así como el sazón, tienen mucho qué ver en un buen resultado, dice Don Fernando.

“Desde el momento en que decidí vender tamales es porque iba a vender calidad, no cantidad, aquí todo es fresco”, asegura.

A diario, las tres de la mañana, es la hora de levantarse para él y su esposa Lady Diana, pues deben preparar la masa y alistar los distintos ingredientes que requiere este platillo, nacido en la cultura mesoamericana.

Una vez que salen de casa, tanto tamales como el atole de chocolate, arroz y avena, están listos, y para que no se enfríen, el puesto en el que los vende —de madera— tiene habilitada una parrilla.

Desde hace siete años, Don Fernando repite el mismo mantra, “yo hago con mucho cariño mi tamal”, y eso puede verse, olerse y saborearse.

¿Dónde?

Visítalos en el cruce de las calles Miguel Hidalgo y 12 de Octubre, a un costado de la iglesia, en el Pueblo de San Mateo Xalpa, en la delegación Xochimilco, de 08:00 a 12:00 horas, todos los días.

TUS COMENTARIOS