Sonríe al brindar ayuda

Es trabajadora social en el Indepedi, donde apoya a otras personas con discapacidad, Flora Angélica no tiene límites
Astrid Rivera
25/08/2016 - 05:00

Una sonrisa coqueta espera siempre en la recepción, es el brillo de Flora Angélica, quien desde hace un año atiende a la ciudadanía en el Instituto para la Integración al Desarrollo de las personas con Discapacidad (Indepedi) donde la historia comenzó desde que realizaba su servicio social. 

Flora apenas tiene 19 años y ya cuenta con una licenciatura en Trabajo Social. Su labor en dicho instituto le atrajo tanto que cuando se abrieron plazas para trabajar en él no dudó en alzar la mano.

Y su deseo se cumplió. Desde hace un año, Flora Angélica Chacón Rosendo forma parte de la larga fila de invencibles que ayudan a otras personas con discapacidad; ya sea para encontrar trabajo, recibir una ayuda o consultar programas sociales. 

La experiencia ha sido cien por ciento satisfactoria, Flora presume que ha sumado muchos amigos.

"Todo me gusta de este trabajo, el ambiente, la amabilidad de la gente y mis compañeros quienes ahora son mis amigos", comenta la joven. 

Y hay una persona a quien además de admirar le agradece con el corazón la oportunidad de darle un empleo a pesar de tener parálisis cerebral. Se trata del ingeniero Fidel Pérez de León, titular del Indepedi, quien confió en las capacidades de Flora sin importar su corta edad. 

"Es satisfactorio que confíen en ti aunque no tengas experiencia y aunque tengas discapacidad, a mí el ingeniero me dio la oportunidad y eso me demuestra lo hermosa persona que es", asegura. 

Así, con las puertas abiertas y un abanico de posibilidades Flora se integró a su primer empleo, el cual ha motivado a la joven a continuar con sus estudios para crecer aún más profesionalmente. 

En su mente sólo hay un objetivo: estudiar Ciencias Políticas porque es un área que desde que era pequeña ha llamado su atención. 

La silla de ruedas no es una limitante, el trabajo tampoco, la joven planea estudiar en línea para no descuidar la recepción que tanta alegría le brinda y donde ha aprendido tanto. 

"Aquí tú eres tu propio límite", señala. 

La fortaleza y seguridad con las que Flora habla y comenta sus aspiraciones llega a ser intimidante, la chica impone y no tiene miedo de expresar sus sentimientos y demostrar que es capaz de todo lo que se proponga. 

"Siempre me repito 'tú eres una persona normal' y es lo que creo, que no debemos separarnos en categorías porque todos somos iguales", comenta Flora. 

TUS COMENTARIOS