Francotiradores, fenómeno repetitivo

Los asesinos en masa son jóvenes y terminan suicidándose o abatidos tras ataques
Ricardo Ham
02/02/2018 - 05:18

 El tema de los francotiradores o snipers, también llamados asesinos en masa, es un fenómeno recurrente en los Estados Unidos que prácticamente no sucede en otras partes del mundo con la misma frecuencia que en el vecino país  del norte. 

Llamamos snipers o asesinos múltiples a aquellos homicidas que en un solo acto de violencia son capaces de matar a decenas de personas, ya sea disparando en un campus universitario, en un centro comercial, una tienda de comida rápida o  una escuela.

El perfil psicológico de estos criminales nos habla de personas solitarias, aisladas, inteligentes pero con pensamientos obsesivos sobre injusticias recibidas, introvertidas, que con frecuencia sufren bullyng, lo que los lleva a fantasear con actos de venganza y violencia extrema;  es recurrente que los snipers sean jóvenes en edad escolar; buscan represalia en contra de  aquellos que, según ellos, se  burlaron de su personalidad, gustos y estilo de vida.

Una característica en este tipo de homicidas es su tendencia al suicidio, ellos saben perfectamente que al llevar a cabo su ataque, finalmentge terminará su vida, ya sea en un intercambio de balas con la policía, o suicidándose.

Es común que los asesinos en masa inicien su serie de homicidios con un familiar cercano, ya sean sus madres o sus parejas, frecuentemente dejan cartas o videos póstumos donde narran detalladamente sus planes o incluso se muestran como mártires.

Probablemente el primer caso de un homicida francotirador sea el de Charles Whitman, un estudiante  que en agosto de 1966 disparó desde el piso 27 de la torre de la Universidad de Texas, dejando 14 personas muertas y 30 heridas, siendo abatido por policías que sólo así lograron detener las detonaciones de Whitman.

Charles dejó una carta de despedida y asesinó  a su esposa y a su madre horas antes de iniciar los disparos desde la torre texana.

Pasaron 18 años para que el fenómeno se repitiera, en un McDonald´s en San Diego. James Oliver Huberty, un ex guardia de seguridad experto en armas que estaba desempleado, mató a  24 personas, muchos de ellos niños; dos años después, en 1986, en Oklahoma, mueren 14 personas en las manos de Pat Sherril; en 1999 se lleva a cabo  uno de los ataques más recordados, la preparatoria Columbine fue escenario de la matanza de 13 personas que fueron grabadas en video.

Muy parecido al ataque en Columbine, fue el de Virginia Tech, donde Seung-Hui Cho asesina a 32 personas, no sin antes haber enviado un video donde mencionaba sus planes y se declaraba un mártir, a una de las cadenas televisivas más importantes de los Estados Unidos, y que por un error en correos, no llegó a tiempo para evitar los asesinatos.

Otros ataques son los de  la Univesidad Northern Illinois donde mueren 5 personas y el de la Universidad Cristiana de California en la que caen 7 más.

En  julio de 2012, la violencia se traslada a las salas de cine, James Holmes dispara en contra de los asistentes  y asesina a 12 espectadores de la última versión de Batman. 

El 14 de diciembre, Adam Lanza, de 20 años, mata a  20 niños y 6 adultos del colegio Sandy Hook de Newtown, siendo la cantidad de niños más grande de la que se tenga memoria, superando a los 8 infantes que murieron en los ataques de James Rupert en 1975 en Ohio y de  Cristopher Thomas en Nueva York, el domingo de ramos de 1984. 

En el caso de Adam Lanza, al igual que en el primero de la lista, el de Charles Whitman, el ataque inició con el asesinato de la madre del francotirador.

Fuera de Estados Unidos, se recuerda el caso de la Universidad de Montreal en 1986, donde Marc Lépine asesinó a 14 mujeres para después suicidarse. También está la célebre Masacre de Pozzeto donde el ex marine colombiano Campo Elías Delgado, asesinó a 29 personas e hirió a 14 más, con un revólver y un cuchillo del ejército norteamericano.

TUS COMENTARIOS